¿Cuánto vale hoy una vida humana?

Precio normal: $5.00

Special Price $3.50

Disponibilidad: En existencia

En el mundo miles mueren de hambre. Incontables están muriendo en diferentes regiones de conflicto; hay personas que vegetan en campos de concentración; en el Oriente Medio muchos son perseguidos. Por lo tanto, ¿cuánto vale hoy una vida humana?


Tratado Evangelístico (100 unidades) COLORIDO

Descripción del producto

En el mundo miles mueren de hambre. Incontables están muriendo en diferentes regiones de conflicto; hay personas que vegetan en campos de concentración; en el Oriente Medio muchos son perseguidos. Por lo tanto, ¿cuánto vale hoy una vida humana? Sobre eso leí en una sección del periódico con el título "Cálculos sobre el hombre": Hoy se calcula, mide, evalúa y presupone mucho. Esto es necesario, pues cuando se es progresista se debe tomar en serio la precisión.

También el valor del hombre puede ser calculado. Si los estudiantes aún no lo saben, los químicos lo saben con certeza: el cuerpo humano está compuesto de 68% de agua, 20% de carbono, 6% de oxígeno, 2% de nitrógeno y 4% de otros elementos. Calculado según esta composición, el hombre valdría poca cosa.

Una evaluación completamente diferente es hecha por los científicos nucleares. Ellos descubrieron que los átomos del cuerpo humano contienen millones de kilovatios de energía.     Si esa energía pudiera aprovecharse completamente, el hombre valdría más de 100 millones de dólares.

Hay aún un  frío cálculo más, que parece horroroso, pero que puede ser fácilmente comprendido por cualquier laico.  En la primera mitad del siglo XX, hubo aproximadamente 100 millones de muertes por guerras y depuraciones ideológicas. Actualmente, cada año mueren más de 10 millones de hambre y se practican más de 50 millones de abortos. Por lo tanto, el hombre puede también ser considerado sin valor.

Pero nosotros no queremos resignarnos nunca, pues, a pesar de la gran miseria, vale la palabra bíblica: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito para que todo aquel que en él cree no se pierda mas tenga vida eterna” (Juan 3:16). Este mensaje necesita ser anunciado por todo el mundo. ¡Necesitamos llevar el evangelio salvador a nuestra generación que crece rápidamente! ¿Cuánto vale el hombre? Lea lo que dice el Señor: “Puesto que, ante mis ojos, tú eres de gran estima y eres honorable, yo te amo” (Isaías 43:4). Usted que deambula sin destino, y no sabe de dónde ha venido ni a dónde va: el Dios eterno lo mira. Usted es precioso y de mucho valor para Él. Todo Su grande e inmensurable amor se concentra en usted, que se siente solo y abandonado, y que piensa: "mi vida no tiene sentido".

¡Dios lo ama! ¿Una prueba? La Escritura dice: “Pero Dios demuestra su amor para con nosotros en que, siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8). Esto significa que, antes que el Señor Jesús muriera, estábamos irremediable y eternamente perdidos. Pero, cuando el unigénito Hijo de Dios, como el Cordero de Dios, pagó por todo el pecado del mundo, como leemos en Juan 1:29, se creó la posibilidad de salvación. Hay una salvación para usted y para mí, una liberación eterna de la vida sin sentido, una liberación del miedo a la muerte, como dice Hebreos 2:15.  Sí, hay una liberación del poder de la muerte. ¿Ha pensado alguna vez que Jesucristo es el don de Dios para usted personalmente?

¡Oh! Cuán maravilloso, cuán grande y cuán sencillo es el mensaje. Dios dio a Su hijo por usted, porque lo ama mucho.  Acepte este regalo y recibirá en el mismo momento, según la promesa de Juan 1.12, el poder de convertirse en un hijo de Dios. Entonces exclamará como Pablo: “¡Gracias a Dios por su don inefable!” (2 Corintios 9:15).

¿Qué vale el hombre? ¿Cuánto vale usted? A los ojos de Dios usted vale más que todos los tesoros de la tierra. El Señor Jesús dice esto cuando resalta: “Pues, ¿de qué le sirve al hombre si gana el mundo entero y pierde su vida? ¿O qué dará el hombre en rescate por su vida?” (Mateo 16:26). El mundo entero, sí, toda la creación, no vale a los ojos de Dios lo mismo que su alma. Eso le muestra cuánto lo ama Él.

Por eso, ¡refúgiese en Él! Una vez más le pido: ¡Acepte con simplicidad infantil el don de Dios para usted, que es Jesucristo!

Tratado Evangelístico (100 unidades) COLORIDO

Información Adicional

Páginas 4
Autor(es) Wim Malgo
Editor Llamada de Medianoche