Revolución de la tomografía computarizada gracias a ideas israelíes

AN

El novedoso aparato de tomografías computadas fue denominado “Revolución TC” y puede ser encontrado en cada vez más hospitales. El consorcio estadounidense General Electric, con su empresa GE Healthcare, escogió bien el nombre, pero pocos saben que hay israelíes detrás de esta innovación.

La tomografía computarizada es un procedimiento imaginario de la radiología. A través del análisis computarizado de una gran cantidad de radiografías tomadas desde diferentes direcciones, se producen dibujos seccionales, de los cuales en el día de hoy ya no se puede prescindir para el diagnóstico médico. Esto no solamente se refiere al diagnóstico de fracturas de huesos, sino también a las áreas de cardiología, neurología y oncología. La tomografía es un procedimiento de diagnóstico no-invasivo significativo, que no obstante también tenía desventajas, hasta que la empresa GE Healthcare del consorcio estadounidense General Electric introdujo en el mercado un nuevo invento que hace el examen más rápido, más confiable y sobre todo más seguro para el paciente, porque se necesita administrar menos sustancias de contraste y además se puede bajar la exposición a la radiación en un 82 por ciento. No obstante, el Revolution CT puede aún mucho más, por lo cual ya en el 2014 recibió la aceptación de las autoridades estadounidenses. También en Europa se encuentra el Revolution CT en las mejores clínicas desde 2015, entre otros en Alemania y en Suiza.

Lo interesante, en este contexto, es que la prensa presenta a este dispositivo exclusivamente como una innovación estadounidense. Eso es correcto hasta cierto grado, ya que este novedoso y eficiente aparato fue desarrollado a pedido de un renombrado consorcio estadounidense. Pero, el hecho de que esta innovación comenzara a existir, GE se lo debe a su equipo de ingenieros israelíes con sede en Haifa. Este equipo de alto calibre mejoró los diversos elementos de un tomógrafo computarizado común, al igual que los programas necesarios para la elaboración de datos. Ante este escenario, también es interesante que GE ya desde los años 50 se remonta al taller de ideas israelíes, y que con eso era uno de los primeros consorcios estadounidenses que para sus innovaciones mayormente consultaba a ingenieros israelíes. En los años 90, GE además comenzó a invertir en empresas israelíes de alta tecnología, y a continuación, a establecer su propio equipo de ingenieros.

Una sección especial de este equipo se dedicó a los elementos individuales del tomógrafo computarizado. El resultado de su trabajo de desarrollo altamente especializado revolucionó este procedimiento de diagnóstico. Para que se sea comprensible para el público, esto quiere decir que el Revolution CT permite un examen más rápido, ya que un examen cardíaco completo ahora ya toma solamente 0,14 segundos. Como el corazón, la aorta, y el pulmón, son escaneados en un segundo, se puede hacer el examen con confianza con todo tipo de frecuencia cardíaca y prácticamente sin detenerse ni para respirar. La resolución de imagen mejorada–gracias a los programas optimizados–según los médicos, beneficia fuertemente el diagnóstico de las apoplejías al igual que al diagnóstico de órganos para oncología. Para los médicos, esto significa tener un instrumento de diagnóstico extremadamente eficiente. Si bien para el sistema de salud esto significa adquirir nuevos y costosos aparatos, como los exámenes son realizados con mayor rapidez y rara vez necesitan ser repetidos, estos aparatos también son considerablemente más eficientes.

El Revolution CT conlleva excelentes ventajas para los pacientes. Quien ya ha estado alguna vez en ese aparato sabe lo estrecho que es y el ruido que hace. El nuevo tomógrafo, sin embargo, produce hasta un 50 por ciento menos de ruido y ofrece más lugar. Aún más decisivos, sin embargo, son otros dos aspectos: el novedoso aparato reduce por un lado la exposición a la radiación en un 82 por ciento, y por otro lado, se puede reducir la dosis de la sustancia de contraste. GE Healthcare, señala otra ventaja más: “El Revolution CT facilita el rápido examen de pacientes complicados, gracias a una tomografía casi independiente de la respiración. Con eso, ahora también sin problema se pueden hacer tomografías de pacientes que no cooperan, o que no tienen un control suficiente sobre su respiración, movimiento y postura”.

Gracias a mentes inteligentes de Israel, la medicina a favor del mundo ha dado un paso decisivo. El mundo ya se benefició con esto hace algunos años atrás. Y aunque el Revolution CT fue desarrollado en Israel, el primer aparato recién fue puesto en marcha en el Centro Médico Sheba, en el otoño de 2016.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad