Retrospectiva triste: persecución de cristianos

Antje Naujoks

Lastimosamente este, por un lado, es un tema que debe ser denominado de permanente, pero por el otro lado se puede sostener, que apenas son escritas las líneas, ya se deben reelaborar las tristes estadísticas.

En otras oportunidades hemos informado sobre el tema persecución de cristianos. Los expertos dieron alarma, ya que la persecución de creyentes cristianos en el Oriente Medio había llegado a una etapa alarmante; algunos incluso hablaban de «proporciones genocidas». Ya hace un año atrás se decía: «Según la lista de World Watch 2019, los cristianos son perseguidos en masa en unas 50 naciones. Eso significa que, en alrededor de la cuarta parte de todos los países de la comunidad internacional de naciones, una persecución de cristianos está a la orden del día. Lastimosamente, tampoco sorprende el siguiente detalle: 38 de estas 50 naciones son países con una mayoría musulmana. Si bien en la lista de World Watch, Corea del Norte tiene el primer lugar, a este país del Lejano Oriente Asiático le siguen sobre todo estados del Oriente Medio y de África. Todos los Estados árabes alrededor de Israel pueden ser hallados entre los primeros 30». El artículo llegó a la triste conclusión: que se puede encontrar sin excepción a todos los países vecinos de Israel en esta lista, eso significa que participan activamente en la persecución de cristianos.

Otra conclusión de los expertos, que reprodujo este artículo de agosto del año pasado, era la siguiente: los cristianos son el grupo religioso más perseguido del mundo. Eso es alarmante, pero quien pensó que algo podría haber cambiado en el silencio sobre esto, está errado. Nada ha cambiado, ni de la persecución, ni del hecho que ningún clamor recorre el mundo.

Si uno mira las diversas agresiones recopiladas a cristianos en el mundo entero en el año pasado, se ve que la lista es tan larga que es imposible reproducirla en el marco de un artículo de este tipo. Que los países con características musulmanas al igual que los países árabes siguen estando muy al frente de esta triste lista, tampoco es una sorpresa. Y aún así, alarman las acciones, su magnitud y también la crueldad que está detrás de eso. En Turquía, hace mucho ya que soplan vientos muy diferentes de los que evocó el reformador secular Mustafa Kemal Atatürk. Quien todavía duda de esto, debería haber despertado con la orden judicial de convertir la Hagia Sophia otra vez en mezquita. Por fin, se escucharon juicios más fuertes incluso de la ONU, que en general es relativamente cautelosa sobre el tema. Que Turquía haya quedado más atrás en la clasificación del índice de persecución mundial –de lugar 26 a rango 36– tampoco mejora el asunto. Turquía «mejoró», porque allí mayormente «solo» se registraron vandalismo y profanaciones, lo que sin embargo no significa que no haya habido ataques físicos.

Que la situación en países como Afganistán, Paquistán y el Irán para los cristianos sigue siendo una catástrofe, no es necesario detallarlo. Para el Estado judío, que por las Sagradas Escrituras siente un vínculo especial con el cristianismo, es especialmente indignante que en la lista de persecución mundial Siria se mantiene tenazmente en el lugar 11, pero que estos y otros crímenes del dictador Siria no impulsan de ninguna manera a la ONU a hacer hablar sus resoluciones infames. Más bien Israel, la única democracia en la región y el único país del Oriente Medio en el que la comunidad cristiana no es perseguida, sino que incluso crece, sigue siendo blanco preferido de este gremio.

Hay otro aspecto también que sobre todo debería alarmar a los europeos: si uno mira el mapa del índice de persecución mundial 2020, ve que no registra persecución de cristianos alguna para Europa. ¡Eso es una conclusión errónea! Tan solo en los primeros meses del año 2020 se tuvo que registrar diversos delitos contra cristianos en países como Austria, Francia, Serbia y Grecia. Aquí algunos ejemplos: en Grecia, una iglesia fue usada como retrete público. En Serbia, los cristianos en una iglesia fueron atacados y robados durante el servicio religioso. En Francia, una y otra vez llega haber profanaciones de iglesias, por ejemplo, quitando y destruyendo o quemando a la fuerza los íconos y las cruces. Informes sostienen que tales «actos de vandalismo en iglesias, escuela y otras instituciones, y también en cementerios, en el promedio anual son registrados cada tres días». Y también en Austria se puede descubrir los comienzos de un desarrollo similar: por ejemplo, aquí apareció en una estación un grafiti que decía: «los cristianos deben morir». A nadie debe sorprender, que estas palabras fueron comentadas con otras dos: «Allahu Akbar». Los responsables de todos los incidentes de ese tipo en Europa, así sostienen las autoridades, son musulmanes.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad