Relaciones judío-evangélicas en Río en su apogeo

Antje Naujoks

La metrópoli brasilera de Río de Janeiro desde hace poco tiene un nuevo alcalde, él es un cristiano evangélico ferviente y mantiene buenas relaciones con la congregación judía. Su victoria la celebró, entre otras cosas, con una visita a Israel.

Marcelo Crivella, con su elección como alcalde de Río de Janeiro, una metrópoli de millones de habitantes, por varias razones fue noticia de primera plana a nivel internacional. Una de las cosas que influyó para esto, es el hecho de que Crivella, de 59 años de edad, es un miembro prominente de la iglesia evangélica de Brasil. En los informes internacionales, en este contexto, también se señaló que la creciente comunidad cristiana de Brasil estaba siendo sacudida por escándalos. No obstante, también se observó que la comunidad judía de la ciudad tiene buenos contactos con este hombre del Partido Republicano de Brasil (PRB).

Acerca de sus antecedentes se puede mencionar que Crivella, desde el 2002, actuó como senador del estado federal de Río de Janeiro, pero que fracasó una y otra vez en anteriores elecciones para alcalde y gobernador. La lucha electoral por el puesto de alcalde también esta vez se libró con dureza, y llamó la atención sobre todo la campaña electoral de su rival Marcelo Freixo, entre otras cosas, por sus declaraciones antisemitas. Crivella pudo imponerse en la segunda vuelta electoral en octubre de 2016, con el 59.36 por ciento de los votos, es decir que contó con 1.7 millones de votantes. El candidato de la oposición, Freixo, solamente llegó a alrededor de un millón de votos, a lo que se debe agregar que casi dos millones de personas con derecho a voto de esta metrópoli de 6.4 millones entregaron papeletas inválidas o vacías. Ellos fueron a votar porque en ese país existe el voto obligatorio y multas en caso de no votar, pero de este modo dejaron en claro que no estaban de acuerdo con ninguno de los dos candidatos.

Crivella, casado y padre de tres hijos, de profesión ingeniero, desde 1977 se congrega en la Igreja Universal do Reino de Deus, fundada por su tío, el obispo Edir Macedo, y que es considerada como la iglesia más grande dentro del movimiento pentecostal brasilero. En 1990, trabajó para su iglesia en África, fue nombrado pastor y obispo, y es considerado como conferencista animado, apasionado, que atrae gente en cantidades. A la prensa también le gusta recordar una y otra vez sus aspiraciones como cantante gospel. Crivella publicó un total de 14 CDs de música gospel, de los cuales unos cinco millones de ejemplares pasaron por la mesa de venta, y algunas canciones pueden ser halladas en YouTube.

En conexión con su elección, la prensa internacional naturalmente no olvidó señalar su pasado político, ya que no solamente ocupó dicho cargo de senador, sino que también fue ministro de Pesca (2012-2014). Además se hizo recordar, que él se distinguió por declaraciones discriminadoras contra diversos grupos sociales. También se criticó que él no se distanciara de las milicias locales en los barrios pobres, que con métodos de mafia extorsionan con cuotas de protección, y que algunos de ellos llamaron a elegir a Crivella como alcalde. Después de su elección manifestó que se iba a esforzar por “ser un buen alcalde para todos”.

Su victoria electoral, por cierto, la celebró en Israel, hacia donde viajó con una delegación de familiares y amigos. En Jerusalén visitó los lugares sagrados y se reunió con el alcalde Nir Barkat. Uno de los objetivos declarados para su ciudad es mejorar la situación de seguridad, el sistema educativo y el turismo. Después del encuentro con Barkat, anotó en su página de Facebook: “Israel se ha especializado en seguridad y educación, algo que el país una y otra vez ha demostrado de manera destacada”. Durante su viaje a Israel, dicho sea de paso, su cuadragésimo viaje a la Tierra Santa, también se reunió con el primer Ministro Netanyahu. Anteriormente se había reunido en Río con el presidente de la Agencia Judía para Israel, Nathan Sharansky, declarando en una reunión para líderes judíos y cristianos de Río, que a “Río al igual que a Jerusalén se le debería rodear de muros”, para poder superar la “profunda crisis moral” (y la criminalidad que lo acompaña).

Que Crivella apoya incondicionalmente a Israel, ya lo ha demostrado durante diversos conflictos en el tiempo del gobierno de Dilma Rousseff. También se le podía encontrar una y otra vez en manifestaciones pro-Israel y dirigió sus esfuerzos, entre otras cosas, a favorecer el método de riego israelí, especialmente, por parte del gobierno, en tierras desatendidas. Más allá de eso, él mantiene muy buenos contactos con la comunidad judía de su ciudad, que con alrededor de 24,000 miembros es la comunidad judía más grande del Brasil mayoritariamente católico, donde viven un total de 120,000 judíos.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad