¿Quién ama más a Israel?

Zwi Lidar

El embajador de EE.UU. en Israel indignó a muchos con su aseveración, que los cristianos de su país amarían más a Israel que los judíos estadounidenses. Las encuestas muestran que él tiene mucha razón.

“Los cristianos aman más a Israel que unos cuantos judíos.” Si se habría escuchado esta aseveración de la boca de un líder cristiano o incluso de un líder político de cualquier país extraño, la aseveración inmediatamente habría sido considerada como antisemítica. No obstante, al hacerla el embajador estadounidense en Israel, David Friedman, dicha declaración recibe un peso bastante dramático. Friedman se da a conocer como judío fiel a la ley a través del uso de un kipá, políticamente pertenece a la derecha conservadora, y goza de una reputación tan alta con el presidente Trump que pudo convencer a este del traslado de la embajada a Jerusalén.

Las exposiciones del embajador Friedman, quien tiene una lengua verdaderamente afilada y a veces no muestra mucho tacto diplomático, fueron publicadas en el diario liberal New York Times en el contexto de un aporte crítico, que trata con la influencia de los cristianos evangélicos de los EE.UU. sobre el gobierno de Trump. Como ejemplo de esta influencia, el artículo citaba el rol central que jugaron dos predicadores cristianos en la apertura solemne en Jerusalén. Robert Jeffress, quien dirige la iglesia bautista en Dallas, y John Hagee, quien dirige la asociación Cristianos Unidos a favor de Israel, en el pasado han llamado la atención con declaraciones que en público fueron denunciadas como antisemíticas (Jeffress: los judíos terminan en el infierno; Hagee: la economía americana es dirigida por la familia Rothschild de Europa). Estas declaraciones, por las que ambos se disculparon, empalidecen ante su apoyo sólido de Israel, y el hecho que con ellos hay cientos de miles de cristianos que están muy a favor de Israel. Estos dos hombres además se encontraban en el frente de la presión pública para el traslado de la embajada –un acto que en sus ojos (al igual que en los ojos de muchos israelíes) hace que la salvación se acerque. “Les agradezco por su apoyo”, dijo el embajador Friedman en la entrevista y agregó: “Los cristianos evangélicos apoyan a Israel con mucho más entusiasmo y persistencia que muchos miembros de la comunidad judío-americana”.

Si bien el embajador con esto hizo una declaración clara, que diplomáticamente no fue exactamente astuta, según documentan los hechos, él tiene la razón. Docenas de millones de cristianos evangélicos son un respaldo significativo que Israel goza en los EE.UU. Ellos son una de las razones por las que el presidente en ejercicio de los EE.UU., Trump, pone en acción una política tan claramente a favor de Israel. Este respaldo de Israel que se basa en la Biblia, es compartido por muchos ciudadanos estadounidenses. Según los resultados de una encuesta del renombrado Instituto Pew, publicada hace algún tiempo atrás, el 56 por ciento de los ciudadanos de los EE.UU. creen en Dios “tal, como Él es descrito en la Biblia”, o sea que ellos creen en el Dios que le habló a Abraham. Tres cuartas partes de los ciudadanos estadounidenses mayores de edad indicaron que tratan de hablar con Dios. Tres de cada diez personas además indicaron que Dios realmente les responde.

También la mayoría de los miembros de la comunidad judía de los EE.UU. son personas piadosas, pero esta religiosidad no necesariamente puede ser equiparada con una aprobación de la política del gobierno israelí. Una encuesta realizada recientemente por el Comité Judío Americano, señala un abismo enorme entre judíos americanos e israelíes. Es así como el 88 por ciento de los judíos israelíes estaban a favor del traslado de la embajada de EE.UU., mientras que el porcentaje entre los judíos estadounidenses era tan solo del 46 por ciento. Una diferencia similar se muestra con respecto a Trump, ya que el 77 por ciento de los ciudadanos judío-israelíes están a favor de la política del presidente de los EE.UU. con respecto a Israel y los palestinos, mientras que el 57 por ciento de los judíos estadounidenses enfrentan la misma con rechazo. De este modo, las conclusiones de las encuestas resultan en una imagen interesante: los cristianos evangélicos en los EE.UU. –y también en el mundo entero– representan opiniones que se acercan considerablemente más a las de los ciudadanos judío-israelíes, que las opiniones de predominan entre judíos estadounidenses. Esto, en definitiva, es una declaración todavía mucho más fuerte que la que proclamó Friedman, el embajador de EE.UU. en Israel.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad