¿Qué tiene que ver el cambio climático con la seguridad de Israel?

Antje Naujoks

Hace ya bastante tiempo informamos, que los expertos advierten, que las consecuencias del cambio climático afectarán con especial dureza a Israel, razón por la cual es urgente que el país se prepare mejor. ¿En qué sentido está conectado el cambio climático con el tema de la seguridad nacional de Israel?

Los primeros informes más extensos sobre el tema, que además fue percibido a nivel internacional, fueron publicados en el transcurso de los últimos años. Son perspectivas del futuro bastante preocupantes que esperan a Israel, según el mundo de los expertos. Eso es ilustrado especialmente por un reporte del Servicio Meteorológico Israelí (SMI): ya que desde hace algunos años Israel tiene veranos mucho más calurosos, y de una duración cada vez más prolongada. Lo que también llama la atención es que, ni siquiera en las noches la temperatura baja notablemente. El invierno, de lo contrario, no solo se vuelve cada vez más corto, sino que en varios años consecutivos casi no hubo región israelí que registrara las precipitaciones anuales promedio. En total, cayó mucho menos lluvia, en partes menores entre el 15 y el 25 por ciento. Un análisis de los datos mostró que, entre 1950 y 2017, la temperatura promedio en Israel subió en 1.4 grados Celsius. Pero el mayor aumento fue registrado en los últimos treinta años. Con respecto a las perspectivas futuras, los expertos opinan que hasta el 2050 la temperatura promedio seguirá aumentando tanto en el verano como también en el invierno: en los meses de verano posiblemente incluso en otros dos grados, y en los meses de invierno en 1.3 grados Celsius. Los habitantes del país tienen que prepararse para muchos días más del año con más de 30 grados, o incluso, mucho más. A nivel nacional se estará enfrentando el hecho de que las reservas de agua naturales se reducirán cada vez más.

Estos dos aspectos –temperaturas crecientes y precipitaciones menores– llevaron a los expertos que investigan para el Instituto para Temas de Seguridad Nacionales (ITSN) a considerar las consecuencias, teniendo en cuenta una multitud de áreas de la vida, llegando a la conclusión que a nivel macro para Israel surge de todo eso un riesgo para la seguridad nacional, que exige una acción inmediata y principalmente, una planificación urgente en ciertas áreas.

Los expertos no solamente se refirieron a las estaciones del año que están cambiando y son cada vez más calurosas con menor precipitación, sino que investigaron también las consecuencias; entre otras, como por ejemplo, los grandes incendios en la naturaleza, que amenazan a la vegetación al igual que la fauna, pero que también una y otra vez dañarán a los asentamientos humanos. También se refirieron a desbordamientos fluviales regionales, porque los suelos secos ya no absorben cantidades ni siquiera pequeñas de precipitaciones; la expansión de regiones áridas y el avance de la formación de desiertos. Todo esto traerá consecuencias masivas para la agricultura y transformará a regiones enteras, juntamente con inundaciones temporales a causa de la erosión. Uno de los cambios más significativos que ven venir sobre Israel es a causa del aumento del nivel del mar. El hecho es que, la mayoría abrumadora de la población del país se concentra a lo largo de la costa del Mediterráneo.

Para Israel eso significa que se tendrá que dedicar más energía a la producción de agua potable y productos agrarios. Los costes de vida irán incrementándose continuamente a causa de eso, como también en base al aumento del consumo de electricidad de los hogares privados. El país tendrá que invertir mucho más en medidas de protección contra catástrofes, pero no son solamente estas consecuencias directas las que presentan una amenaza para la seguridad del Estado de Israel. Los expertos del ITSN también tuvieron en cuenta a la región, ya que después de todo, esos procesos no solamente afectan a Israel, sino también llevan a consecuencias en los otros países. Al mirar hacia Siria, sacudida por la guerra civil, los investigadores notaron que a causa de la ola de sequía ya en 2007-2010, comenzó una huida de la población rural hacia las ciudades, lo que a menudo llevó al desempleo y un mayor empobrecimiento. Eso a su vez, habría sido un buen caldo de cultivo para el reclutamiento de combatientes por las agrupaciones radicales, y al mismo tiempo, habría contribuido al éxodo masivo de gente con que se ve confrontada Europa. A través de la concatenación de eventos de ese tipo, a la avalancha de refugiados también se añade gente de otros países del Oriente Medio y de África.

Asimismo, no solo se hace referencia al aumento del nivel del mar para la población de Israel. Los expertos tienen en cuenta posibles escenarios que podrían tener lugar en las ciudades egipcias del Valle del Nilo, entre ellas en Alejandría y Port Said. Tan solo allí, en la actualidad, viven seis millones de egipcios; no obstante la población de ese país se duplicará hasta el 2050, de modo que casi una docena de millones de personas se verán afectadas.

Debido a diferentes escenarios, tan solo para estos dos países, ellos parten de parámetros que contribuyen a una situación general que se volverá inestable. Vecinos del pequeño Israel que son mucho más grandes y que son sacudidos por crisis masivas, representan una amenaza para la seguridad nacional del país. Si a eso se añade que Israel mismo tiene que luchar con dificultades, la situación se vuelve verdaderamente crítica. En este contexto, los expertos además mencionan que los cambios climáticos, en parte, incluso afectan la funcionalidad de las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI). Es fácil imaginarse que puentes arrasados, diques quebrados, calles cubiertas de arena, fácilmente pueden crear problemas también para el ejército. Por esta razón, el ITSN se refiere concretamente a las precipitaciones, pocas pero intensas, y en parte torrenciales, en el sur de Israel en el invierno 2019-2020, que tuvieron consecuencias graves no solamente para las fuerzas terrestres, sino incluso, para las Fuerzas Aéreas Israelíes.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad