Primera guerra judeo-romana (67-73 d. C.)

Fredi Winkler

No hay ninguna guerra de la Antigüedad tan minuciosamente documentada como la primera guerra judeo-romana transcurrida en los años 67 a 73 d. C. Esto se lo debemos a la enigmática personalidad de Yosef ben Matityahu (llamado más tarde Tito Flavio Josefo), el cual registró por escrito los acontecimientos acontecidos en aquella época.

Yosef ben Matityahu, un comandante destacado contra los romanos
Al principio fue uno de los comandantes judíos que luchó contra los romanos en Galilea, donde se inició la guerra. Cuando los romanos se enteraron de que Yosef se encontraba en la ciudad de Jotapata, el general Vespasiano dio órdenes de sitiar la ciudad con mil jinetes. Los soldados del Imperio tenían como objetivo eliminarlo rápidamente. Cuando el general romano llegó al sitio con el resto de las tropas, dio comienzo a la conquista. El día 47 del asedio, entraron a la ciudad y la arrasaron por completo. Según Flavio Josefo, murieron cuarenta mil personas.

Yosef, junto a cuarenta de los ciudadanos más influyentes de entre los judíos, se había escondido en una cueva: tanto él como los demás preferían morir allí antes que caer en manos de sus enemigos. Como el suicidio no era aceptable, se decidió por sorteo quién mataría a quién. En ese momento, Josefo se dio cuenta de lo inútil que era la guerra y prefirió continuar con su vida. Josefo fue el último en quedar vivo. Aunque no cuenta cómo lo consiguió, sino que simplemente se lo atribuye por completo a la providencia divina, podemos suponer que sobrevivió utilizando el engaño.

En cualquier caso, fue el último en salir de la cueva y rendirse a los romanos. Él era justamente el peligroso enemigo que habían estado buscando, por lo que querían hacerlo trizas. Sin embargo, Yosef gritó a los agresivos soldados que lo llevaran con Vespasiano para anunciarle algunas cosas de suma importancia. Logró que los soldados lo escucharan, y fue escoltado hasta el lugar donde se encontraba el general, al cual le contó asombrado cómo algo importante se le había revelado en una visión: Vespasiano sería el nuevo emperador romano. El general quedó impresionado y decidió perdonarle la vida. Luego, cuando la predicción se cumplió, Josefo se convirtió en un amigo íntimo del nuevo emperador, siendo el favorito de Vespasiano y su familia, por lo que se le permitió llevar el apellido Flavius, el nombre de la nueva familia imperial de Roma. Desde entonces se le conoce por el nombre de Flavio Josefo.

¿Quién era realmente Flavio Josefo?
Proveniente de una familia sacerdotal aristócrata de Jerusalén, había tenido una buena formación. Al parecer, en un comienzo creyó que era posible vencer a los romanos, por lo que pronto estuvo en las primeras líneas de la guerra. Su excelente formación y sus buenos antecedentes lo habían predestinado a ocupar ese puesto. Sin embargo, cuando las fuerzas de Vespasiano batallaron con todas sus fuerzas en Galilea, pronto comprendió que se avecinaba un desastre.

Más adelante, finalizada la guerra contra los romanos, aparecieron muchos relatos ficticios que no tomaban en serio los hechos históricos, teniendo como único fin desacreditar al pueblo judío. Esto impulsó a Josefo, como testigo presencial de los hechos, a escribir un relato detallado y preciso de los acontecimientos, dando lugar a la exhaustiva obra La guerra de los judíos, la que pasaría a ser un clásico hasta el día de hoy.

Gracias a Josefo tenemos un conocimiento asombrosamente preciso sobre esta época, las circunstancias que llevaron a la guerra y, por supuesto, su desarrollo.

Otra razón por la que escribió este relato histórico era para convencer a su pueblo acerca de la insensatez de la guerra, con el fin de que tal historia no se repitiera. Desgraciadamente, su deseo no se cumplió: unos sesenta años más tarde estalló la segunda guerra judeo-romana, dirigida por Bar-Kojba. El único aliciente era que ya no correspondía a su tiempo, por lo que no tuvo que presenciarlo.

Durante la segunda guerra judeo-romana no hubo nadie que registrara los acontecimientos, por lo que no sabemos demasiado al respecto. Como consecuencia, aunque la segunda guerra no fue menos dramática para el pueblo judío, la registrada por Flavio Josefo, en la que tanto Jerusalén como el Templo fueron destruidos, se hizo más popular.

La destrucción del Templo fue predicha
Josefo inició su obra histórica desde mucho tiempo atrás, comenzando con Antíoco Epífanes y los macabeos, en el año 174 a. C. Con el propósito de ayudar al lector a comprender el inicio de esa terrible guerra, su relato recorre los acontecimientos transcurridos a lo largo de 200 años.

Hasta la actualidad, la destrucción del primer y segundo Templo se conmemoran en el judaísmo con un día de luto. En general, se dice que la razón de la destrucción fue el odio infundado de unos con otros. Josefo nos relata también las luchas de poder que se daban dentro de las familias de los sumos sacerdotes, de los gobernantes y de los partidos y facciones que surgieron entre el pueblo como resultado de ellas.

Además de preguntarnos cómo se llegó a esto, existe otro aspecto de gran peso que nos permite entender esta catástrofe, a saber, las profecías bíblicas. ¿Cómo ve la Biblia estas cosas? Los acontecimientos ya habían sido anticipadas por los profetas. Daniel 9:26-27 predijo mucho antes la futura destrucción de la ciudad y del santuario (el Templo). Lo que ocurrió en aquel momento no fue un percance de Dios, sino el cumplimiento de la profecía bíblica, por muy trágico que parezca. 

En este sentido, la Biblia es más completa y profunda que los escritos de Josefo. Moisés, el profeta más grande de Israel (Deuteronomio 34:10), también había hablado de estas cosas en los últimos capítulos de Deuteronomio (28 al 32).

La locura de enfrentar a Roma
Para entender la magnitud de la demencial empresa de iniciar una guerra contra el Imperio romano, podríamos compararla con una actual declaración de guerra de Israel a los Estados Unidos. Aunque esta comparación puede parecernos un poco forzada, no se aleja demasiado de la realidad de la época. Roma era una gran potencia mundial. ¿Cómo se atrevió un país tan pequeño como Israel a iniciar una guerra contra ella? 

Había ciertas razones para esto. El Imperio atravesaba una crisis. El emperador Nerón se dedicaba más a exaltar su grandeza que a gobernar. En el año 64 se produjo el incendio de la ciudad, destruyéndose dos tercios de esta. La gente acusaba a Nerón del incendio y toda Roma estaba alborotada.

Los rebeldes israelitas creyeron que podían aprovechar esta situación para iniciar una revuelta contra Roma y liberarse finalmente del yugo extranjero, lo que resultó ser un gran error. Muchos de los fanáticos que agitaban a las masas para la guerra creyeron que las profecías bíblicas sobre el fin de los tiempos se estaban cumpliendo en su época y que el Señor lucharía por Su pueblo, como anunciaba Joel 4:1-17 y Zacarías 14:3-15; está demás decir que esto los condujo hacia un trágico final. 

La necesidad fundamental de usar bien la Palabra
Pablo exhortó a su fiel ayudante Timoteo (2 Timoteo 2:15) a usar de manera correcta la Palabra de verdad (la Biblia). De hecho, no siempre es fácil entender correctamente las Escrituras en su contexto temporal, sobre todo cuando se trata de la palabra profética. Los profetas siempre abordaron temas de su tiempo, mientras que una y otra vez lanzaban, como un foco, miradas hacia el final de los tiempos–o el fin de los días, como lo nombra la Biblia.

Los trágicos acontecimientos de la guerra judeo-romana ilustran cómo una interpretación errónea de las afirmaciones bíblicas puede acabar en un desastre. Esto debería advertirnos.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad