Netanyahu: exigencia de desalojo de asentamientos equivale a “depuración étnica”.

ZL

Este comentario de Netanyahu causó una ola adicional de críticas sobre la ya habitual crítica de las continuadas medidas de asentamiento de Israel. Esos no son buenos pronósticos para los debates de la ONU y otros gremios internacionales, planificados para un futuro cercano.

Cuándo comienzan las “depuraciones étnicas”? ¿Se fomenta el establecimiento de un futuro estado palestino si se apoya el desalojo de los asentamientos israelíes en Cisjordania? Después de todo, eso desarraigaría a los israelíes judíos de su hogar en Judea y Samaria. Esta correlación fue planteada por el primer ministro de Israel Benjamín Netanyahu en un videoclip, que hace algún tiempo atrás estuvo en el portal YouTube, y causó fuertes reacciones nacionales e internacionales. Aquí se agudizó la diferencia de opinión entre Israel y el mundo, en cuanto a la pregunta de si el pueblo judío tiene derecho a las regiones bíblicas de Judea y Samaria. Se usaron tonos duros, que prometen que la pronta reunión de la Asamblea General de la ONU se convertirá en escenario de duras confrontaciones. Esto, incluso, podría llevar a decisiones contra Israel que podrían ser muy duras para el país.

Las declaraciones de Netanyahu llegaron pocos días después de que el experto en asuntos del Cercano Oriente, enviado de las Naciones Unidas, Nikolay Maldenov, atacara fuertemente la política de colonización israelí. Maldenov presentó hechos y números que, en su opinión, documentan que Israel no se atiene a las recomendaciones del cuarteto internacional (EE.UU., Rusia, UE y la ONU), y que continúa con sus esfuerzos de colonización. En este escenario, explicó que desde la publicación de las recomendaciones del cuarteto, el 1º de junio de 2016, Israel está agilizando planes para otras 1,000 unidades de viviendas en Jerusalén Este, al igual que de 735 unidades de viviendas adicionales en Judea y Samaria. Este proceder israelí fue definido por Maldenov como “obstáculo para la paz”.

Netanyahu redactó el mensaje de su video en inglés y eso tuvo una razón. Él rechazó categóricamente la declaración de que los asentamientos israelíes fueran el verdadero obstáculo para la paz entre israelíes y palestinos. Además, reprochó al liderazgo del pueblo palestino, que en el camino de la fundación de un estado soberano hayan puesto una condición previa: que en los futuros territorios de ese estado no haya judíos. Netanyahu no utilizó el término históricamente tan cargado de significado “libre de judíos”, pero aun así formuló sus declaraciones de tal manera que quedó claro: para él, en relación a este tema, justamente esa palabra está en el aire, vibra entre las líneas y resalta por encima de todo, por lo cual también utilizó el término “depuración étnica”.

Pocos días antes del informe de Maldenov ante el Consejo de Seguridad de la ONU, también el ministerio exterior estadounidense se pronunció sobre los datos publicados por Israel, con respecto a las actividades de construcción más allá de la llamada “Frontera Verde”, es decir, en territorios que desde la Guerra de los Seis Días de 1967 están bajo dominio de Israel. En un dictamen inusualmente cortante, el portavoz del Ministerio del Exterior de EE.UU. reprochó a Israel el “presentar un proceder provocativo… y estar contrarrestando sistemáticamente la Solución de Dos Estados”. En reacción a las declaraciones del enviado de la ONU, Maldenov, el mensaje en video de Netanyahu fue puesto en internet, pero los norteamericanos entendieron las palabras de Netanyahu como dirigidas directamente a ellos y reaccionaron con más enojo aún: “Rechazamos la utilización de una terminología de ese tipo, como algo totalmente inadecuado y también como poco beneficioso”. También el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, reaccionó con palabras tajantes, y se expresó en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, diciendo: “Esta es una inaceptable y escandalosa elección de palabras. Según el derecho internacional, los asentamientos no son un emprendimiento legal, y su ampliación tiene que acabar. Los asentamientos israelíes son un obstáculo para la paz”.

Estas olas internacionales se elevaron aún más, cuando el ministro de defensa israelí, Avigdor Liberman, intervino en la discusión, dando su opinión sobre el informe de Maldenov. Liberman, quien vive en el asentamiento Tekoa, instruyó al ejército israelí y al Ministerio de Defensa, para que a este hombre, que una y otra vez se encuentra en la región como “coordinador del Proceso de Paz, por orden de las Naciones Unidas”, sea tratado como a persona no grata. Esto, a su vez, llevó a una reacción del actual presidente del Consejo de Seguridad, el ministro del exterior neozelandés: “Estoy consternado. Maldenov realizó el trabajo que la ONU le había encargado… este proceder (de Liberman) causa un daño significativo.”

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad