Los campamentos de verano para niños en Beth Shalom

Sarah Maranzenboim-Winkler

Las actividades de verano de este año tienen el lema “Persigo la meta” (Filipenses 3:14). Nos habíamos fijado el claro objetivo de realizar los campamentos de verano a pesar de las restricciones por el coronavirus, con el fin de mostrar a los niños el verdadero significado de la vida: Jesús, el Mesías.

A pesar de la incertidumbre sobre si esto realmente sería posible, seguimos planificando y trabajando. Fue agotador y arriesgado; ya habíamos preparado varias actividades que debieron ser canceladas por la pandemia.

El Señor respondió nuestras oraciones y pudimos organizar algunos campamentos de verano durante quince días, antes de que entrara en vigor un protocolo sanitario más estricto. Fue una gran alegría para los niños y los ayudantes compartir este tiempo juntos. Durante esas dos semanas sentimos un anticipo del paraíso celestial. El Señor nos acompañó con su misericordia en cada una de las lecciones, la adoración, los juegos y las manualidades. Fue así que los niños fueron bendecidos por la experiencia de estar compartiendo un tiempo con otros niños creyentes. En años anteriores tuvimos que lidiar con problemas de disciplina, discusiones, falta de interés en Dios y Su Palabra, y otros problemas emocionales–este año fue diferente. El ambiente entre los niños era agradable y tranquilo, y se evidenciaba un deseo por escuchar la Palabra de Dios y pasar un tiempo juntos.

El lema de la primera semana fue “Conocer la Palabra de Dios”. Nos centramos en el Nuevo Testamento: su estructura, los puntos principales de los cuatro Evangelios, las diferencias, los autores de cada libro y carta, y la temática principal de cada uno de ellos. Al principio del día hablamos con los niños sobre la importancia de leer sobre Dios, qué pasa cuando no se hace, cómo desarrollar hábitos de lectura y mucho más. Al final de la jornada, los niños escucharon los conocidos cuentos de Mary Jones y su Biblia de June Bosanquet, para animarles a leer y profundizar en la Palabra de Dios. Además de las clases, disfrutaron de actividades recreativas con juegos y tiempo libre.

En la segunda semana, el lema del campamento fue “Correr hacia la meta”, donde hicimos referencia a los Juegos Olímpicos de Tokio. Teniendo en cuenta esto, examinamos la carrera del cristiano de la que Pablo hace mención en 1 Corintios 9:24-25. Hablamos de que aquellos que llegan a la meta reciben una corona eterna de victoria y de que debemos despojarnos del peso del pecado para llegar a la meta (Hebreos 12:1-2). Además, reflexionamos sobre el significado de no mirar hacia atrás, sino hacia delante, hacia la meta, que es Jesucristo (Filipenses 3:13-14), y tratamos de imaginarnos el momento en que, estando en el Cielo con el Señor, recibiremos la corona de la victoria.

También sacamos lecciones de los cinco colores de la bandera olímpica: el azul para hablar de la creación perfecta de Dios, el negro para referirnos al pecado, el rojo a la muerte y resurrección de Jesús, además del perdón de los pecados; el verde al crecimiento en la fe, y el amarillo a la eternidad con el Señor. A través del símbolo de los Juegos Olímpicos desafiamos a los niños a participar en la carrera cristiana.

Después de la clase, los niños practicaron deportes “olímpicos” en el patio. Así como acuden a las Olimpíadas atletas de todo el mundo, tuvimos el privilegio de contar con personas de diferentes nacionalidades. Los niños oyeron hablar de la cultura, las costumbres, los héroes deportivos y sobre todo de los héroes de la fe de Italia, Dinamarca, Taiwán, Colombia y Afganistán.

Uno de los líderes del campamento compartió testimonios de atletas de la fe que participaron en los Juegos Olímpicos de Tokio. Les contó a los niños cómo conocieron al Señor y empezaron a competir como atletas cristianos.

Damos gracias al Señor por su obra durante estas dos semanas y oramos para que las semillas sembradas en los corazones de los niños den fruto de diversas maneras. Ahora, como Club de la Biblia, nos preparamos para el nuevo año escolar. Por favor, oren por nosotros para que podamos empezar un nuevo año bendecido, sin grandes restricciones por la pandemia y sin temor a la cuarentena.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad