Las normas kosher en el judaísmo

Fredi Winkler

Uno de los fundamentos del judaísmo se llama kashrut. Esta palabra abarca las reglas dietéticas bíblicas relativas al consumo de lo permitido y los animales prohibidos, como se enumeran en Levítico 11. Pero más allá de eso, kosher significa cualquier cosa que esté acorde a las reglas bíblicas.

La separación de la leche y la carne
Lo que más llama la atención a extranjeros es la exigencia de separar la leche de la carne.  Esto domina por completo la vida cotidiana de los judíos. Entre el consumo de productos lácteos y carne deben haber pasado ciertas horas. En la cocina, los productos lácteos y cárnicos deben estar estrictamente separados. Y además, los platos para la leche y la carne no deben mezclarse –en otras palabras, todo debe ser utilizado doble.

Esta regla, que domina la vida cotidiana de los judíos, se basa en una norma que aparece tres veces en la Biblia: en Éxodo 23:19 y 34:26, y en Deuteronomio 14:21, donde dice: “No cocerás el cabrito en la leche de su madre”.

¿Qué se quería decir originalmente con esto? Hay diferentes opiniones al respecto. Pero la opinión generalmente aceptada es que la leche y la carne no deben ser cocidas juntas y, por lo tanto, no se comen juntos. Esto llevó a que, con el paso del tiempo, la normativa degeneró en argucias extremas, como que la leche y la carne no deben comerse en o con el mismo utensilio.

Un examen más detallado de los tres pasajes bíblicos revela que los tres están relacionados con las regulaciones de los sacrificios. Por ejemplo, Éxodo 34:26 está precedido por varias normas de sacrificio. El versículo 19 dice que todos los primogénitos varones pertenecen al Señor– esto significa que debía ser sacrificado a Él. En ninguna parte de los tres pasajes bíblicos se menciona, sin embargo, a qué edad debía sacrificarse el animal. Deuteronomio 12:6 (y muchas otras porciones bíblicas) declara que un animal de sacrificio debe tener un año de edad. Por lo tanto, todo habla de que con: "no cocer en la leche de su madre", se quiere decir realmente, que no se debe matar a un animal joven mientras siga tomando la leche de su madre. "No cocer" significa que la carne del sacrificio siempre tenía que ser cocida y no asada, como está escrito en Levítico 8:31, por ejemplo.

Por lo tanto, se puede decir que esta ordenanza – obviamente mal entendida en el judaísmo– se ha convertido erróneamente en un conjunto de reglas que rigen todo el sistema de vida.

Las ordenanzas especiales para la Pascua
Como es sabido, durante la semana de la Pascua, como conmemoración del Éxodo de Egipto, no se puede comer pan con levadura. Este reglamento también llevó a un sistema en el que no solo se prohíben los productos de panadería con masa madre o levadura, sino también productos – por ejemplo, incluso algo así como el detergente– están prohibidos si no llevan un sello especial que diga "Kosher para Pascua". Esto es para garantizar que no solo los alimentos sino también los artículos de uso cotidiano no han estado en contacto con nada relacionado a la levadura durante su producción. 

Las ordenanzas para el sábado
El sábado es, por supuesto, el mandamiento más importante del judaísmo. Entorno a este día hay innumerables ordenanzas y reglamentos. La ordenanza más importante obviamente es que el sábado es un día de reposo y, por lo tanto, no puede ejercerse ningún empleo remunerado en él. Pero la ordenanza de que en un sábado, ni siquiera se deba prender un fuego, se convirtió en el mandamiento que debía regir todo el día.

Lo sorprendente es que esta ordenanza sólo se nombra una vez – casi de pasada– en la Biblia: "No encenderéis fuego en ninguna de vuestras moradas en el día de reposo" (Ex. 35:3). 

¿Qué significaba esto? No dice: "en sus casas" o "viviendas" (aunque algunos lo traduzcan así), sino: "en vuestras moradas". ¿Se refería con ello a un fuego público? El punto no está claro. Pero esta ordenanza, mencionada solo una vez, rige ahora todo el sábado.

El ama de casa judía debe preparar el día anterior toda la comida que es destinada para el sábado. Debe cocinarla previamente y luego, de alguna forma, mantenerla caliente. Hoy en día se dispone de alternativas modernas, como un temporizador programable, que se enciende a la hora predeterminada. Lo mismo ocurre con la luz del sábado: antes había lámparas de aceite o velas, que tenían que ser encendidas con fuego. Pero en nuestros tiempos modernos, ni siquiera se permite tocar el interruptor de la luz eléctrica, porque provoca una chispa y eso, a su vez, equivaldría a encender un fuego. Debido a estas restricciones, se vio como una solución de emergencia recurrir a un goi, alguien que no es judío y en caso de emergencia puede manejar la luz y hacer otras cosas prohibidas a los judíos. Detrás de esta prohibición de encender fuego un sábado se encuentra también el origen de la tradición de las dos velas del sábado. Cuando aún no había electricidad, las velas eran las que daban luz; tenían que ser encendidas antes del sábado para dar luz en el día de reposo. Pero, ¿qué pasaría con una sola vela si se apagaba? Por ello, siempre se utilizaron dos por precaución. Es decir, el origen es de carácter puramente práctico, aunque hoy en día el encendido de las velas del sábado tiene un significado religioso. Es tarea del ama de casa encender las velas antes de que comience el sábado y al mismo tiempo cita una oración tradicional.

Por supuesto, hay otros mandamientos en la Biblia que forman parte de las normas kosher, pero que son menos llamativas para los extranjeros. No todos los judíos se adhieren estrictamente a las normas religiosas. Generalmente, son solo los que llevan una kipá, es decir, el gorro tradicional religioso. La mayoría de los judíos se consideran a sí mismos tradicionales, pero no se toman las normas religiosas demasiado en serio.

Sin embargo, los funcionarios del Gobierno están obligados a cumplir las normas religiosas cuando realizan actos oficiales. Por ejemplo, el Primer Ministro no puede hacer viajes o dar charlas oficiales el sábado, por tratarse de un alto funcionario del Estado judío, aunque no siga estas reglas en su vida privada.

Las instituciones kosher en el Estado judío
En la actualidad, en Israel existe una lucha de poder subliminal entre los judíos ortodoxos y otras corrientes del judaísmo. En Israel, los judíos ortodoxos son la fuerza dominante en el judaísmo. En el anterior gobierno de Netanyahu estaban representados por tres partidos políticos. El actual Primer Ministro Bennett es el primer ministro en llevar una kipá, pero aboga por una comprensión más equilibrada del judaísmo. En los Estados Unidos, los ortodoxos son minoría en comparación a los judíos y la mayoría está formada por judíos conservadores y reformistas. Estos judíos reformistas siguen sin tener prácticamente influencia significativa en Israel. Bennett quiere cambiar esto, y eso también influirá en la comprensión del kosher– queda por ver si tendrá éxito. Hasta ahora ha sido un monopolio de los judíos ortodoxos, que les garantizaba prácticamente un ingreso que se estima, superan los mil millones.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad