La vacunación contra el coronavirus en Israel

Fredi Winkler

De varias partes nos llegaron pedidos pidiendo nuestra una opinión, luego de que en informes procedentes desde Israel, se afirma que la situación con respecto a la vacunación contra el coronavirus en ese país ha sido implementada como «dictatorial». – Primeramente, debemos constatar que ese tipo de acusaciones no solamente se escuchan en Israel, sino prácticamente a nivel mundial contra los gobiernos respectivos. El hecho es que, las restricciones por el coronavirus sencillamente no son populares. Israel, no obstante, se ha convertido en «campeón mundial» en cuanto a la vacunación contra este virus. ¿Cómo logró llegar a eso?

La resistencia y la desconfianza contra la vacunación en realidad existen en todo el mundo. Para eso existen muchas razones, a las que no podemos examinar en este espacio. Las empresas fabricantes, por el contrario, sobre todo Pfizer, estaban convencidas que la vacuna es segura–pero nadie confiaba en el asunto. Se necesitaba un ejemplo clásico; a alguien que traspasaría el muro de la desconfianza. Israel, bajo el liderazgo de Benjamín Netanyahu, se declaró dispuesto a eso, para que de esta manera regresar lo más rápidamente posible a la normalidad.

Israel era el país ideal para Pfizer: no tan grande, manejable, con un sistema mutual muy bien organizado, y de pensamiento innovador. Fue así que, a través de la vacunación rápida –que dicho sea de paso, era voluntaria– Israel se convirtió para Pfizer, y en lo subsiguiente, también para otras empresas fabricantes, en impulso y en ejemplo ante el mundo para vencer la resistencia contra la vacunación. Y eso verdaderamente lo lograron. Con demora de algunos meses, ahora le sigue la mayoría del resto de países del mundo.

La reacción generalmente positiva en la población israelí y la gran disposición a vacunarse, naturalmente ha provocado cierta presión sobre los adversarios de la vacunación. Pero aún sin ellos, Israel probablemente haya alcanzado la así llamada «inmunidad colectiva». Para aquellos que no se quieren dejar vacunar, sin lugar a dudas les llegarán ciertas restricciones, especialmente para los que tienen contactos personales estrechos.

En los medios sociales salieron muchos aportes a favor y en contra de la vacunación. Para quien no es especialista es difícil saber, qué es cierto y qué es falso. La resistencia contra la vacunación, no obstante, fue fomentada conscientemente. Un comunicado decía, por ejemplo, que en el correr de un mes después de la vacunación fallecerían muchos, y a más tardar dentro de un año, todos ellos estarían muertos. El hecho es que, sin embargo, en Israel nadie ha muerto por la vacuna, contra más de 6,200 debido a las consecuencias del coronavirus.

Por supuesto que allí una y otra vez aparece la objeción, que a causa de la premura de tiempo no pudieron ser investigados realmente los efectos a largo plazo de la vacuna. Existen, sin embargo, suficientes expertos que sobre base científica refutan las preocupaciones del público, y que la han clasificado como “segura” en lo que se refiere a efectos secundarios, sobre todo a la vacunación con Pfizer y Moderna.

Sigue siendo responsabilidad de cada uno, individualmente, si se decide a favor o en contra de la vacunación.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad