La destrucción del templo en medio de una guerra de siete años

Fredi Winkler

La secuencia histórica y temporal de la guerra en la que fue destruido el Templo de Jerusalén es de crucial importancia para entender la profecía de Daniel 9:26-27. La traducción de este pasaje suele variar en las distintas versiones de la Biblia, pues el hebreo del libro de Daniel no es de fácil traducción. Sumado a esto, algunos fragmentos están escritos en arameo, lo que ha llevado a la discrepancia incluso a exégetas judíos.

Al unir varias traducciones, surge el siguiente texto: “Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones. Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador”.

En la actualidad se sigue dando un significado futuro a esta profecía. Sin embargo, si tenemos en cuenta el curso cronológico y temporal de la guerra, queda claro que esta profecía se cumplió en toda su plenitud en aquel momento.

El curso cronológico de la guerra
La revolución judía contra Roma comenzó en el año 66; no obstante, a causa de la demora en los preparativos y la agitación en Roma, la guerra propiamente dicha se inició en Galilea recién a principios del 67. 

El 1 de julio del 68, Vespasiano fue proclamado emperador en la ciudad de Alejandría. Entregó el cargo de comandante a su hijo Tito, quien conquistó la ciudad de Jerusalén, cumpliéndose así la profecía que afirmaba que el pueblo del príncipe o príncipes venideros destruiría la ciudad y el santuario. Tito se había convertido, de la noche a la mañana, en el príncipe de Roma. El general romano comenzó a movilizar a las legiones, hasta que en el verano del 69 partieron hacia Jerusalén con el fin de sitiar la ciudad. Instalaron sus campamentos en el monte Scopus y en el de los Olivos para apretar más el cinturón de asedio. Los romanos intentaron doblegar a los rebeldes para negociar, a fin de evitar más violencia y destrucción, sin embargo, los radicales judíos de Jerusalén no estaban dispuestos a transigir.

Los más radicales eran los zelotes, quienes ocuparon la plataforma del Templo, convirtiéndola en una resistente fortaleza. Para su defensa, elevaron también las torres de las esquinas del templo, lo que podría llamarse “sus alas” con estructuras de madera. Al convertir el Templo en una fortaleza, profanaron el lugar sagrado, convirtiéndose así en una “abominación desoladora”. El fanatismo los había cegado por completo. A pesar de la horrible situación que pasaban, continuaron llevando a cabo sacrificios de animales, con todo lo que ello implicaba, sin importar la hambruna que sufría el pueblo.

Comienza la conquista de la ciudad
A principios del año 70, los romanos ubicaron los pesados y blindados arietes hasta las murallas de Jerusalén. El ataque comenzó por el lado norte, donde el terreno era más alto. La tercera muralla, construida unos años antes por Herodes Agripa para ampliar la ciudad, fue rápidamente traspasada. Ahora los romanos habían llegado a la segunda muralla, donde se puede apreciar hasta el día de hoy la Puerta de Damasco. Aunque en esta parte les resultó más difícil avanzar, finalmente los rebeldes no fueron rivales para la pesada artillería romana. Los romanos alcanzaron su meta una vez que llegaron a la primera muralla, la que protegía la Fortaleza Antonia, la cual a su vez protegía el Templo, pues allí se atrincheraban los líderes rebeldes.

Los romanos construyeron rampas para atravesar la muralla con los pesados arietes, empresa que los retrasó un poco. Sin embargo, una y otra vez demostraron que eran imparables. Luego de lograrlo, llegaron a la Fortaleza Antonia, de fuerte construcción, la cual atravesaron y arrasaron de la misma manera en que lo habían hecho hasta ese momento. Pronto entrarían al recinto del Templo. Los rebeldes hicieron todo lo posible para evitarlo, construyendo a toda velocidad un muro adicional. De hecho, lograron retrasar un poco más la entrada de los romanos al patio del Templo.

El Templo debía ser salvado
Según Flavio Josefo, Tito había dado órdenes explícitas de no destruir el santuario. En general, los historiadores judíos califican esta referencia como una simple propaganda prorromana. Sin embargo, en otras guerras contra pueblos extranjeros, el santuario se preservaba como parte de una táctica romana para calmar las aguas luego de la conquista y permitir una mejor convivencia, por lo que las palabras de Josefo tienen respaldo histórico: protegiendo los santuarios extranjeros, Roma evitaba futuras rebeliones.

La última y decisiva batalla comenzó tras la irrupción de los romanos en el Templo. Los rebeldes prendieron fuego a un montón de madera recogida bajo la arcada que rodeaba el edificio. Muchos soldados romanos murieron por ello, lo que hizo que se terminara con toda consideración; un soldado enfadado lanzó un trozo de madera ardiendo a través de una de las ventanas del Templo: el fuego se extendió y se quemó todo.

Aunque a menudo se da a entender que el Templo fue destruido por completo por los romanos, lo más seguro es que no haya sido así; aunque de todas formas su estructura quedó muy dañada.

Los sacrificios terminan para siempre
El día que los romanos irrumpieron en el Templo, cesaron para siempre los sacrificios. Lo sorprendente es que esto ocurrió exactamente tres años y medio después del comienzo de la guerra. Podemos ver a través de este hecho que la profecía sobre el cese de los sacrificios se cumplió exactamente como había predicho Daniel. La guerra continuó durante tres años y medio más, hasta que cayó la última resistencia. Esto ocurrió en Masada, a principios del año 74.

El intento de reconstruir el Templo
En los años 132 al 135, apenas sesenta años más tarde, estalló la segunda rebelión judía contra Roma bajo el liderazgo de Bar Kojba. El rabino Akiva lo consideraba el Mesías. Aunque no se sabe mucho al respecto, se cree que uno de los motivos del segundo levantamiento fue la intención de reconstruir el Templo. Después de esta segunda rebelión, los romanos decidieron destruir y arrasar por completo todas las ruinas del mismo y lo poco que quedaba en pie. Es probable que la tumba de David y las de los demás reyes de Judá fueran destruidas, con el fin de que no quedara nada que recordara la grandeza de Judá, para que no siguiera a su vez alimentando los sentimientos nacionalistas.

Así se cumplió la última parte de la profecía de Daniel, según la cual vendría el desolador y lo que estaba determinado se derramaría sobre el pueblo asolado.

Otro intento de reconstruir el Templo
El emperador Juliano, llamado también el Apóstata o el Disidente por renunciar a la fe cristiana e intentar resurgir los antiguos cultos paganos, animó a los judíos a reconstruir su templo. Incluso se comenzaron los preparativos para llevarlo a cabo. No obstante, Dios no lo permitió. Juliano murió en el 363, con apenas treinta y tres años, en manos de los persas. Su reinado duró menos de dos años. Con esto, murió también la expectativa por reconstruir el templo en Jerusalén.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad