Israel en la Exposición de Telefonía Móvil en Barcelona

Antje Naujoks

El Estado Judío permanece al frente en el desarrollo tecnológico para telefonía celular, como lo demostró en la exposición de este año en Barcelona.

El Mobile World Congress (MWC – Congreso Mundial de Telefonía Móvil) es una de las exposiciones de telefonía móvil más grandes del mundo, que este año se realizó en Barcelona, España. El evento está dirigido al público experto y a usuarios interesados, y su edición del 2018 contó con la presencia de alrededor de 2,400 expositores. Según los directores de la exposición, el público experto provenía verdaderamente de todos los países del mundo, y entre ellos, había alrededor de 7,700 expertos que ocupan posiciones de decisión en empresas. En total, se registraron alrededor de 110,000 visitantes en el recinto ferial de 120,000 metros cuadrados, con ocho salones temáticos con incontables pabellones y unidades exteriores anexionadas. Además de productos en exposición, en su mayoría novedades de mercado, también hubo conferencias, demostraciones y diversos espectáculos. Para el público experto, la entrada tuvo un costo de 800 euros; pero según indicó el portal noticiero israelí ynet, a pesar de este alto precio, el número de participantes y expositores israelíes aumenta año tras año.

Para esta exposición, muchas empresas lanzan novedades que hasta entonces son guardadas como si fueran secretos de Estado. Quien tiene partes innovadoras para presentar, busca posibles asociados para lograr su comercialización. Todos los visitantes, expertos o usuarios, pueden admirar, tocar y probar los más novedosos desarrollos. Para eso, incluso hubo algunos talleres, que a veces daban más la impresión de un show de escenario cautivador. Si bien aquí se trata de la telefonía móvil, también se exponen robots y objetos voladores no tripulados móviles e inalámbricos; tampoco faltaron en la exposición los nuevos dispositivos y aplicaciones que utilizan la inteligencia artificial y el Augmented Reality (AR, “realidad aumentada”).

Para esta feria especializada viajó desde Israel una delegación de expositores representantes de unas 100 empresas nuevas y emprendimientos tecnológicos ya establecidos. En total, el mercado de telefonía móvil israelí cuenta con alrededor de mil empresas, de las cuales la gran mayoría no expuso, pero envió a expertos. Los interesados pudieron encontrar a los expositores israelíes en dos pabellones diferentes. Uno de estos estaba a las órdenes del Instituto de Exportación del Ministerio de Economía israelí, con alrededor de 65 participantes. El otro pabellón estaba a las órdenes de la Asociación Israelí de Telefonía Móvil con 30 empresas expositoras. No obstante, a causa de la estructuración temática de los pabellones, también se podían encontrar algunos puestos individuales de expositores israelíes en otros pabellones de la feria. Miki Admon, quien dirige la sección de alta tecnología del Instituto Israelí de Exportación, señaló que el rol significativo de Israel en el mercado de la telefonía móvil no puede ser negado, lo que “se debe a varias historias impresionantes de éxito que las empresas israelíes tuvieron en el último año”.

En este sentido, la prensa agregó que las empresas israelíes expusieron novedades que en parte deben ser consideradas como pioneras. Entre ellas, hay un dispositivo que recibió en el nombre “NanoScent”. La empresa del mismo nombre se dedicó nada menos que al área en que anteriormente ya habían fracasado empresas bastante renombradas: el dispositivo que decodifica olores y los archiva en un banco de datos. Este parece ser uno de los últimos frentes que hasta ahora no se ha conquistado con los teléfonos inteligentes, pero NanoScent es considerado líder entre los expertos en esta área. Algunos no están convencidos de una necesidad de este tipo, no obstante la empresa señala que por el olor se pueden reconocer, por ejemplo, drogas y explosivos, y evaluar la frescura de ciertos alimentos.

Otro desarrollo israelí que causó sensación en Barcelona fue “White Raven”, que por medio de un motor de búsqueda digital, hace posible identificar edificios u otros puntos relevantes del entorno, y luego el banco de datos envía información al respecto a la pantalla del teléfono inteligente o incluso al cristal del automóvil (en el caso de que este esté equipado con tecnología AR). La empresa no solamente promete una mejor orientación, sino una experiencia de viaje extraordinaria para los turistas. Similar interés causó un desarrollo israelí para el iPhone, que convierte al dispositivo en un escáner 3D. Si en un iPhone se instala la aplicación “Qlone”, con la cámara de dicho iPhone, se puede realizar un escaneo 3D de cualquier objeto deseado, que puede ser enviado a una impresora 3D y ser trabajado digitalmente como otras fotografías.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad