Israel amenaza con atacar directamente a Irán

Zwi Lidar

Esta amenaza fue pronunciada a causa del establecimiento de Irán en Siria y Líbano, y de la presencia de fuerzas iraníes del lado de Hezbolá y las tropas sirias a lo largo de la frontera con Israel.

Los tambores de guerra nuevamente se hacen escuchar. Israel e Irán se hallan en curso de colisión. Eso, al menos, era probable poco antes del cierre de redacción. El desencadenante de la creciente tensión es el plan iraní de establecerse militarmente tanto en Siria como en Líbano. Israel se enfrenta a esto con la intención inquebrantable de evitarlo. Según lo expresó el General de la Reserva, Amos Yadlin, el primer enfrentamiento de estas dos potencias sucedió a principios de febrero 2018: Irán lanzó desde Siria un dron de espionaje que penetró en territorio nacional israelí. Asimismo, un avión de combate israelí fue derribado por cohetes antiaéreos sirios. Este episodio terminó con ataques de Israel contra doce objetivos estratégicos sirios e iraníes, ubicados en diversas regiones de Siria. La intervención de Rusia ayudó a evitar una escalada de violencia, al menos por el momento.

A causa de este enfrentamiento, la región presenta una nueva realidad para todos. Israel tiene que vérselas con un progreso problemático: Irán, sin lugar a dudas, está presente ante las puertas de Israel. El régimen de Assad tiene viento a favor y con eso va aumentando la confianza de los iraníes. Rusia le otorga respaldo al eje Irán-Siria-Hezbolá. A esto se añade que Israel, si bien disfruta del respaldo de EE.UU., el país americano no está presente en el frente sirio. Estos factores le permiten a Irán llevar la guerra hasta la frontera con Israel.

Hace mucho que Israel se está preparando para enfrentar esta la realidad cambiante con el desarrollo de un nuevo enfoque estratégico. La intención es llevar esta guerra a Irán. En la Conferencia de Seguridad en Múnich, el primer ministro de Israel, Netanyahu, expuso sin rodeos que Israel no le permitirá a Irán ponerle al Estado judío “un lazo de terrorismo” al cuello. “De ser necesario, Israel procederá no solamente contra los asociados iraníes, sino también directamente contra Irán”, expresó Netanyahu. El primer ministro también hizo referencia al régimen del dictador sirio Bashar al-Assad y pronunció una amenaza para el caso de que Bashar al-Assad le siguiera permitiendo a Irán ganar más influencia en su país. Esto significa que Israel cambiaría su involucramiento en la guerra civil siria, pasando de una ayuda puramente humanitaria a la asistencia militar a los adversarios del régimen sirio.

De este modo, la próxima confrontación se hace inminente. Podría tratarse de otro avance de las unidades iraní-chiitas sobre los Montes Golán para así, en el futuro, estar presente directamente en la frontera con Israel; o podría ser también la construcción en el Líbano de plantas de fabricación de misiles de precisión pensados para Hezbolá. Líbano ya ha sido advertido por Israel hace algún tiempo, que en un caso así, Hezbolá sería responsable de que el Líbano se convierta en “escombros y ceniza”. Israel está preparado para todo tipo de escenarios y eventualidades. Hace algún tiempo, se supo que las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) realizaban un mega ejercicio de unidades paracaidistas, en cuyo marco, también se entrenó el salto con equipamiento pesado, como vehículos de desplazamiento, municiones e instrumentos. El objetivo de este ejercicio fue, según expuso un oficial de alto rango de la IDF, “la preparación para un combate en tierra lejos de casa”. En preparación para un futuro conflicto militar, la IDF fundó una unidad especial para misiles tierra-tierra, que tienen una precisión de alcance extremadamente alta a una distancia de 100 a 300 kilómetros. Esta tropa, que con la munición que está a su disposición puede causar enormes daños, puede estar lista para el combate apenas cinco minutos después de un ataque de misiles contra Israel. Esto es tan solo otro aspecto del poder militar, del servicio tecnológico y de inteligencia, ya de por sí impresionantes, del ejército israelí, sobre el cual por supuesto que no se informa en detalle a nivel público.

Como consecuencia, en la región reina gran tensión. Israel e Irán no solo se enfrentan cara a cara, sino que ahora se miran con mayor recelo. En el presente ninguna de las partes está dispuesta a dar aún el menor paso atrás. En vista de una situación de ese tipo, y de no involucrarse todavía EE.UU. y Rusia, una guerra podría desatarse muy fácil y rápidamente.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad