Israel al servicio de la salud mundial

Antje Naujoks

El novedoso coronavirus ha conquistado casi todos los países del mundo. También el sistema de salud de Israel se encuentra ante desafíos, no obstante, son los científicos del país, los que nuevamente intentan dar vuelta la hoja –para el bien de toda la humanidad.

Con horror, el mundo miraba primero hacia China. La alarma aumentó, cuando salieron a luz los primeros números y reconocimientos de Italia, Francia y España. Lo que se hace aparente en Gran Bretaña y los EE. UU., sobrepasa la imaginación de muchos. Cómo se desarrollaría la situación en Israel, no estaba claro a la hora del cierre de redacción. Los números de los infectados y de los pacientes a recibir respiración artificial iban en aumento, pero se mantenían dentro de lo que se podía afrontar. Pero esa imagen rápidamente puede cambiar. En el “frente del corona”, Israel tiene ventajas y desventajas: si bien el país limitó con relativa rapidez el tránsito aéreo, y publicó condiciones estrictas para viajeros, también en Israel hubo ciudadanos que no se atuvieron a las indicaciones. Lastimosamente, no fue una “revuelta” individual, sino que grupos enteros de la población del Estado, que tienen una forma de vida basada en identidades étnicas y/o religiosas, ignoraron las peticiones del gobierno. También siguieron haciendo eso cuando las peticiones ya se habían convertido en instrucciones. Expertos israelíes, que trabajan en la medicina matemática o en el área de la epidemiología, dieron alarma. Si han alcanzado a la masa crítica, aún no estaba claro al momento del cierre de redacción. Israel tiene un sistema de salud excelente, sin embargo, en caso de una infección masiva podría develarse el hecho que este sector importante en las últimas décadas no creció en una medida siquiera aproximadamente adecuada en comparación al aumento de la población.

Muchos en Israel se preocupan. Otros convierten sus reflexiones y preocupaciones en actividades. Eso lo hacen sobre todo aquellos científicos e investigadores, desarrolladores y bricoleros, que miran hacia adelante. Con una buena porción de ingenio y la aplicación, o incluso la transformación de medios tecnológicos modernos, ellos quieren crear la solución para los problemas más diversos que la pandemia del COVID-19 trae a toda la humanidad.

Un tema candente que tiene al mundo entero ocupado, son las medidas de protección, especialmente las mascarillas. Como estas son especialmente importantes para el personal médico así como para todos nosotros cuya seguridad peligra, el desarrollador israelí de dispositivos médicos, Dr. Noam Gavriely, podría contribuir novedades. La mascarilla por él creada no solo cubre boca y nariz, sino también los ojos, y puede ser lavada y luego reutilizada. Tan solo el filtro debe ser repuesto después de 12 horas de uso. El Dr. Gavriely, quien trabaja en el Technion, tiene la esperanza que la patente pueda ser otorgada rápidamente. Como los componentes esenciales son producidos por impresoras 3D, se podría comenzar inmediatamente con la producción. Máscaras en diversos tamaños al principio podrían ser producidas de a 1 000 por día, en el correr de cuatro meses, sin embargo, la producción diaria podría llegar a 100 000 piezas. No obstante, del Technion llegan más novedades buenas: el prof. Eyal Sussman, quien investiga en el área especializada para la ingeniería mecánica del Technion, juntamente con un instituto de investigación medicinal, desarrolló un recubrimiento que puede ser pegado sobre las máscaras quirúrgicas convencionales. De este modo las máscaras, que no están diseñadas para proteger a su portador sino a la persona frente a él, se convierten en una protección efectiva contra el virus para el portador. También para esta innovación se solicitó la patente.

Por todas partes del mundo además se prueban diversos medicamentos ya existentes para el uso contra el COVID-19, así también en Israel. Científicos israelíes comparten su conocimiento con colegas en todo el mundo, también en cuanto a la obtención de anticuerpos de personas ya sanadas.

Otro camino para la contención de esta epidemia es, además de la distancia social, el reconocimiento de infectados en la sociedad. En este caso eso es especialmente importante, porque por un lado, las personas más jóvenes a menudo no muestran, o casi no tienen, síntomas de la enfermedad, y por el otro lado, porque las personas que se enferman ya contagian antes de tener los primeros síntomas. Por esta razón, el mundo entero también habla de los tests. La empresa israelí-americana RADLogics utiliza inteligencia artificial para analizar tomografías computarizadas de los pulmones. Ya con las primeras informaciones de China, los científicos de esta empresa comenzaron a adaptar su software. La empresa indicó al respecto, que el análisis se destaca por otra característica: el resultado está disponible en unos pocos segundos –a diferencia de los análisis de laboratorio que necesitan horas, y que con la sobrecarga de los laboratorios recién están prontos después de días. En China ya se utiliza el procedimiento, mientras que las autoridades de la UE y los EE. UU. analizan la admisión. Una empresa de Tel Aviv, llamada Seight Diagnostics, desarrolló un dispositivo diferente para el análisis: un aparato portátil y por eso utilizable en todas partes, que también permite un proceso de análisis basado en inteligencia artificial, pero en este caso de una prueba de sangre. Este dispositivo, que también entrega los resultados con mayor rapidez que los análisis de laboratorio, hace tiempo ya es usado en el Centro Médico Sheba del Hospital Tel HaShomer.

En este hospital además se aplica un sistema de observación a distancia, de la empresa israelí Clew medical Ltd., de modo que los pacientes pueden ser vigilados de la manera más precisa, sin poner en peligro al personal médico. Un sistema más, desarrollado por la empresa israelí EarlySense para el uso, por ejemplo, en hogares de ancianos, es utilizado en Israel para la supervisión de pacientes que se encuentran en cuarentena domiciliaria.

Si bien se podrían enumerar unas cuantas innovaciones israelíes más en la aplicación, en proceso de patentar o aún en la fase de mejoramiento, un aspecto ya queda claro con base en estos pocos ejemplos: así como Israel, en consonancia con el resto del mundo, combate esta pandemia con los medios probados –aislamiento de infectados y distancia social– tanto apuesta el país al mismo tiempo en la tecnología moderna. Eso también es el caso con respecto a los procedimientos, sobre los que ya se informó en los medios de comunicación internacionales, como son los enfoques novedosos de investigación para el desarrollo de una vacuna, y el procesamiento de datos masivos a ser examinados para encontrar las personas que, sin saberlo, estuvieron en contacto con personas infectadas.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad