Intel en Israel

AN

Hace años que el fabricante de chips se basa en ideas israelíes, y anunció poder llevar al mercado un microprocesador aún más rápido, gracias a los avances realizados en el Centro de Investigación y Desarrollo de Haifa.

Intel es uno de los fabricantes de chips más grandes del mundo y se cuenta entre los pioneros de este sector, ya que la empresa, fundada en 1968, en 1971 produjo el primer microprocesador. Con eso Intel–acrónimo de Integrated Electronics–juntamente con Texas Instruments, se cuenta entre los primeros que reunieron todos los componentes de un procesador en un microchip. Desde entonces, ha producido varias generaciones de chips. Este fabricante de semiconductores, con sede empresarial en el Silicon Valley de EE.UU., produce la mayor parte de todos los microprocesadores que alrededor del mundo son instalados en computadoras. Muchos de esos chips fabricados por Intel, provienen de un lugar de producción construido en 1999 en la ciudad israelí Kirjat Gat. A través de la adición de un segundo complejo de producción, en el año 2008, se convirtió en una de las mayores inversiones de un consorcio extranjero en el sector privado de Israel. En 2014, Intel nuevamente invirtió seis mil millones de dólares en Kirjat Gat, por lo cual el gobierno israelí le concedió al consorcio considerables bonificaciones.

Intel no solo es una empresa que creó 3,000 puestos de trabajo en una región socialmente débil, como Kirjat Gat. A nivel mundial, el consorcio da trabajo a más de 100,000 personas. En el contexto de un acuerdo con el gobierno israelí, Intel se compromete a crear otros 1,000 puestos de trabajo en Kirjat Gat; a pesar de que en 2014 tuvo que reducir 5,000 plazas de trabajo en todo el mundo. A principios de 2016, llegó otro mal mensaje, cuando Intel comunicó tener que efectuar 12,000 despidos adicionales. Aún así, se dijo, los trabajos en Kirjat Gat estarían seguros, ya que los 1,000 despidos de trabajadores israelíes estarían previstos para los otros cuatro centros de Intel. Se trata de centros de investigación y desarrollo en Haifa y en Jerusalén, y de centros de diseño en Petaj Tikva y Jacum.

A pesar de todos los comunicados de la reducción de lugares de trabajo, el volumen de ventas anual del consorcio es estable, lo que es considerable en vista de que, en la era del teléfono inteligente, el negocio del PC se está debilitando. Para mantenerse en la cumbre de la cumbre, Intel siempre ha apostado a un recurso: el taller de ideas israelí. Recientemente, se anunció que nuevamente Intel había comprado tres nuevas empresas israelíes por un total de 22.4 millones de euros. Desde 1997 el consorcio ha invertido alrededor de 309 millones de euros en emprendimientos israelíes. Poco después se supo, por la prensa, de una innovación israelí del centro de investigación y desarrollo establecido en Haifa, por lo que esta estrategia de Intel parece seguir dando buenos resultados.

El equipo de Intel de Haifa, informó que está llevando al mercado un chip de séptima generación, que es 70 por ciento más rápido que un chip de hace cinco años atrás. Este ayuda a que la batería no se descargue tan rápidamente y además promete aún más seguridad. Este chip es parte de la serie Core de Intel, que se dio a conocer en enero de 2006, que fue producida con base en conocimientos israelíes, y que desde entonces, ha tenido muchas modificaciones.

Se trata de un procesador mejorado de 14 nanómetros llamado Kaby Lake, que es eficiente y rápido, de modo que el chip sirve para las crecientes exigencias del internet rápido, videos de alta calidad y definición ultra alta (UHD), y también para formatos de video de 360 grados, y contenidos de realidad virtual. El chip mejora más del triple los gráficos 3D. Al mismo tiempo, se trabajó en el tiempo de rendimiento de la batería, que también pudo ser mejorada, al igual que algunos aspectos de seguridad y “la interacción más natural y más intuitiva entre usuario y PC”, según notificó Intel. Como el procesador Kaby-Lake les permite a las computadoras prescindir de ventiladores y la batería es más pequeña, todos los dispositivos en los cuales se monta este procesador de siete milímetros de grosor y 90 gramos de peso, se vuelven aún más livianos y delgados, lo que es beneficioso para notebooks y tablets. Además de todo esto, Intel anunció que Kaby Lake ya ha sido instalado en los primeros aparatos en los últimos meses de 2016, o sea que no es una visión de futuro, sino que ya está disponible.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad