Importante declaración

Antje Naujoks

El Estado de Israel y la Cruz Roja tienen una historia compleja, en cuyo transcurso esta organización se ha mostrado poco neutral. Ahora se observa una nueva postura.

La organización de ayuda humanitaria Magen David Adom (MDA, Estrella Roja de David) solicitó en su fundación su admisión al Comité Internacional de la Cruz Roja (ICRC), y con eso su reconocimiento como organización de salvamento y ayuda más allá de las fronteras. Mientras que se llegó a otorgar esta membresía a las sociedades musulmanas de la Media Luna Roja, y en 1929 al León Rojo con Sol Rojo de Irán, casi al mismo tiempo se le negó la participación a la MDA, ofreciendo el motivo de querer limitar la admisión de más símbolos. Esta fue la posición de la Cruz Roja hasta 2006, período en el que tuvo lugar la Segunda Guerra Mundial, el Holocausto y la mayoría de las guerras de Israel. Como consecuencia, los estudiosos catalogan de infame la postura de esta organización neutral con sede en Suiza. No obstante, las acusaciones de discriminación que eran presentados al ICRC por este hecho, siempre fueron rechazadas. Quien mira las declaraciones de la Cruz Roja, se queda con la firme impresión de que el problema de la diversidad de símbolos era solo un pretexto. Pero a pesar de todo esto, algunas publicaciones que tratan este tema enfatizan que Henry Dunant (el fundador de la ICRC) era un humanista de caracterización cristiana, y como muchos protestantes piadosos del siglo XIX, creía que los judíos debían poder asentarse nuevamente en la tierra de Israel. Poco antes de finalizar el siglo XIX, en el Primer Congreso Mundial Sionista en Basilea, Suiza, Theodor Herzl denominó a Dunant como excelente “sionista cristiano”.

El diario Neue Züricher Zeitung trató con este aspecto de Dunant en 2010, y generó la respuesta de un lector que expresó que “con eso Henry Dunant  (paradójicamente) sigue siendo parte de la causa de un conflicto con el cual la Cruz Roja debe tratar intensamente hasta el día de hoy”. Después de esta alusión a la pretensión de neutralidad podemos seguir leyendo: “Sin embargo, sería deseable que los representantes de la Cruz Roja fundada por Dunant de vez en cuando presentaran una pizca de mayor comprensión en lo que respecta al Estado judío, tan deseado por Dunant”. Hasta el 2006, el ICRC le venía negando la membresía a la MDA y para su admisión ponía la condición de que la Estrella de David fuera utilizada exclusivamente en Israel, y la MDA no se volviera activa en Cisjordania y en Jerusalén Este. Al mismo tiempo, la ICRC fue activa en Israel desde la fundación del Estado, extendiendo sus actividades también a las regiones controversiales después de 1967. En 1967, la ICRC reconoció a la organización de ayuda humanitaria palestina para Cisjordania. A continuación, se originó una confusión de incumbencias, por ejemplo en relación con los servicios a la población judía en Judea y Samaria. A eso se agregó, que la ICRC no protestaba cuando se daban casos de mal uso de las ambulancias palestinas para fines terroristas.

Para Israel esto siguió siendo un tema delicado, y por esta razón, las exposiciones hechas recientemente por Jacques De Maio (director de la Delegación de la ICRC en Israel y en las Regiones Palestinas) fueron titular de varios medios. De Maio, suizo de 53 años que trabajó para la ICRC en regiones en crisis como Afganistán, Ruanda, Somalia y Kuwait, expuso entre otras cosas que “contrario a los sistemas de seguridad de muchos países, incluidas algunas naciones occidentales, Israel nos otorga acceso rápido a servicios militares, carcelarios y de seguridad en general. Sostenemos un diálogo productivo, eficiente y profesional, (…) y también hemos llegado a la clara convicción de que de parte de las fuerzas armadas israelíes no existe una orden de ataque contra sospechosos, como algunas entidades motivadas políticamente quieren hacernos creer”. De Maio señaló también que “la Cruz Roja conoce bien las usanzas del régimen que sostenía el Apartheid en África del Sur, y respondemos a todos los que acusan a Israel de ejercer un Apartheid que aquí (en Israel) no existe ningún régimen que se base en la superioridad de una raza sobre la otra; no existe ninguna supresión de derechos humanos por supuesta inferioridad racial”.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad