Huella de sangre en el Cercano Oriente

Antje Naujoks

El Cercano Oriente no solamente vio y ve muchas guerras, sino también atentados terroristas y oleadas de persecución. Desde hace algunos años, los cristianos de la región pagan con su sangre por su afiliación religiosa. El resumen del año pasado es alarmante.

El Cercano Oriente es la cuna del cristianismo. De aquí fue que la Palabra de Jesús de Nazaret se propagó por el mundo entero. Hoy el cristianismo, con unos 2.26 mil millones de creyentes, es la religión monoteísta más grande del mundo, seguido por el islam con 1.8 mil millones de seguidores. En el Cercano Oriente a los cristianos se les encuentra en todos los países y en su mayoría pertenecen a las iglesias católicas orientales, razón por la cual se les llama también cristianos de oriente. Hasta el año 1000 d.C. en todos los estados islámicos, los cristianos constituían la mayoría de la población. Sin embargo hace mucho ya que esto se ha cambiado: Los cristianos no solamente se convirtieron en minoría, sino que justamente en la región de la cuna de este credo entretanto se les debe considerar como una minoría que en todas las áreas de la vida es oprimida e incluso perseguida. El número de cristianos en el Cercano Oriente sigue disminuyendo dramáticamente, también porque muchos ya no ven un futuro en sus patrias y emigran.

A través de todo el Cercano Oriente pasa una huella de sangre cristiana. No menos amargo es el balance anual, si se mira más allá del borde del Cercano Oriente, o sea, de los países árabe-musulmanes a los países musulmanes de África y Asia. Tan solo en Nigeria, el número de cristianos del país que fueron asesinados por su afiliación religiosa en el primer semestre del 2018 llega a 6000 personas, entre ellos muchas mujeres y niños. La mayoría fueron asesinados de manera brutal, y sus iglesias fueron destruidas, de modo que la Asociación Cristiana de Nigeria informa de un “verdadero genocidio”. En el índice de persecución mundial que registra los cristianos perseguidos, países como Somalia y el Sudán incluso se encuentran en tercero y cuarto lugar.

Igualmente terrible es el balance anual, cuando dirigimos nuestra mirada a los países musulmanes de Asia. Tanto en Indonesia, como también en Paquistán y otros países, entre ellos Vietnam, Indonesia, Malasia, Myanmar y Corea del Norte, no solamente hubo degradación y exclusión de cristianos, sino que también hubo estallidos de violencia contra individuos, al igual que contra iglesias enteras. Como resultado se debe sostener, que el índice mundial de persecución lista 50 países en los que los cristianos son el grupo poblacional más perseguido. En los países registrados en esta lista viven un total de 600 millones de cristianos, de los cuales más de un tercio, o sea 220 millones de personas, “sufren de un alto grado de persecución”, como se lee en el índice.

Si nuevamente dirigimos nuestra mirada hacia el Cercano Oriente, se debe hablar con respecto a países como Iraq de una “exterminación de comunidades cristianas”, como lo formula el Instituto de Investigación Gatestone de EEUU. No obstante el índice mundial de persecución también muestra, que países como Libia, Yemen, Irán, Arabia Saudita, Siria y Egipto tampoco posición mejor. Los cristianos mayormente no pueden practicar su fe abiertamente, sus iglesias y cementerios son profanados o destruidos. Mujeres cristianas son abusadas y secuestradas. En muchos países incluso llegan a ser esclavizadas. Cuando los cristianos en los países del Cercano Oriente a causa de exclusión y discriminación tan solo empobrecen, entonces casi están “bien” todavía, ya que incontables cristianos en el pasado año dejaron su vida en nombre de su religión en el Cercano Oriente. Cifras exactas son difíciles de determinar, ya que por un lado la cifra negra de tales actos es alta. Por el otro lado, muchos países, como Egipto por ejemplo, se aseguran de encubrir la magnitud de la persecución de los cristianos.

También en lugares mucho más cercanos al Estado de Israel, en las regiones palestinas, está tenebroso en este respecto. En el índice mundial de persecuciones, en el cual Israel naturalmente no está registrado, estas regiones ocupan el lugar 36 de 50. Eso es, porque en este mundo característicamente musulmán y aún más en la Franja de Gaza que se encuentra bajo el control del grupo radical-islámico Hamas, los cristianos experimentan degradación en todas las áreas de la vida: en la vida privada y familiar, en la profesión como también en el sector social, y evidentemente también en la esfera de su vida eclesiástica. También aquí, como hemos informado en unas ediciones anteriores a los lectores de Noticias de Israel, llega a haber ataques violentos y acciones asesinas. Consecuentemente el número de los cristianos desciende no solamente con constancia, sino de manera verdaderamente dramática, en todo el Cercano Oriente y también en las regiones palestinas.

Si bien no se puede informar de nada de este tipo sobre Israel, en 2018 también aquí se registró profanación de iglesias y de cementerios cristianos. Lastimosamente se debe decir, que mayormente las autoridades no logran apresar a los causantes. A pesar de eso, la comunidad de cristianos árabe-israelíes disfruta de una integración creciente, de una excelente educación y de movilidad social.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad