En preparación para la guerra venidera

Zwi Lidar

Israel actualizó su presupuesto de defensa de manera orientadora, ya que se está preparando para una estrategia bélica nueva y bastante amenazadora del Irán y de sus agentes.

72.3 mil millones de shekel, lo que corresponde a más de 16 mil millones de euros, verdaderamente es un montón de dinero. Eso también opinaban los políticos israelíes, cuando ellos, hace tres años atrás, adjudicaron esa suma al ministerio de defensa para el año 2018. Eso sucedió en el contexto de una presupuestación escalonada, que en aquel entonces fue elaborada para el período de 2015 a 2020. Antes de que se fijara esta suma, hubo una gran discusión entre la institución de seguridad israelí y el ministerio de finanzas, ya que allí se consideraba que la concesión de un presupuesto de defensa tan grande comprometía tanto al ministerio competente como también a las Fuerzas de Defensa Israelíes (IDF), a trabajar en mejorar su eficiencia. Como siempre, finalmente se pusieron de acuerdo en el marco de una concesión. La suma fue otorgada, pero definida como no ampliable, de modo que el ministerio de finanzas consideraba que al menos por cinco años no tendría que realizar negociaciones en cuanto a este asunto. También en las IDF se estaba conforme, porque por fin se tenía la posibilidad de poder planificar para cinco años. Más allá de eso, nadie estaba en contra de trabajar en un aprovechamiento eficiente de la suma. De modo que en aquel entonces todos estaban conformes. Hoy, sin embargo, sucede lo contrario.

Cuando en el estado judío se trata del presupuesto de defensa, incluso las sumas horrendas no alcanzan. Poco antes de que el presupuesto para el año 2019 pasara por la votación, en la cual sin idas y vueltas, se le quería otorgar al ministerio de defensa la suma anteriormente prometida para ese año, el ministro de defensa Liberman se presentó y pidió un incremento del presupuesto de defensa en un gran total de cinco mil millones de shekel. Él fundamentó su pedido de la siguiente manera: la creciente sospecha, que Irán se esté estableciendo cada vez más en Siria y se esté convirtiendo en una amenaza masiva en las inmediaciones de la puerta de casa de Israel, estaría obligando al IDF a iniciar medidas imprevistas en el norte del país.

A primera vista eso puede parecer como un argumento poco convincente, porque en definitiva no es nueva ni la amenaza iraní, ni el temor de que el Irán se establezca en Siria. Pero lo que aparentemente le causa cada vez más preocupación a la dirección militar del estado judío, es un posible escenario futuro. Según informaciones del servicio de inteligencia, se debe considerar como masivamente aumentada la amenaza que se desprende de los iraníes, a causa del desarrollo de nuevos misiles de largo alcance y morteros controlados por GPS, que pueden alcanzar objetivos estratégicos con mucha exactitud. Paralelamente con estos nuevos desarrollos, los iraníes intentan constantemente, equipar sus misiles con cabezas explosivas cada vez más grandes, y al mismo tiempo, también a aumentar su alcance. Expresado en otras palabras, eso significa para Israel, que los iraníes disponen de un potencial cada vez más grande y más exacto en alcanzar sus objetivos para causar mayor destrucción. El daño que el Irán podría causar con ese tipo de medios bélicos sobrepasa en mucho los daños que los Hezbolá causaron con sus misiles en la Segunda Guerra del Líbano en 2006. Los iraníes además pueden esconder las plataformas de lanzamiento en las profundidades de la llanura siria, de modo que es cada vez más difícil descubrir ese tipo de plataformas de lanzamiento y de destruirlas. Eso, sin embargo, es de especial importancia para Israel para evitar un bombardeo masivo del país. Por lo tanto, las Fuerzas Aéreas Israelíes se encuentran ante desafíos aún más grandes. Pero a estos desafíos podría agregarse otra dificultad: entretanto es seguro que el margen de acción israelí en el cielo sirio está siendo cada vez más restringido a causa de la conducta rusa, de modo que las Fuerzas Aéreas Israelíes tienen cada vez menos posibilidades de proceder contra instalaciones iraníes.

El incremento que fue pedido para el presupuesto de defensa del Estado de Israel está pensado para poder prepararse para las eventualidades de la guerra venidera en el Cercano Oriente, que se perfila cada vez más en el horizonte a causa de diversos indicios. Para Israel, es de suprema importancia poder evitar un escenario, a través del cual estén en peligro tanto los civiles como también infraestructuras estratégicas. Por esta razón el ejército israelí tiene que invertir no solamente en innovaciones, sino también en la preparación del frente civil propio, para lo cual también se debe invertir en la ampliación de los sistemas existentes de defensa contra misiles como la Cúpula de Hierro, Honda de David y Sistema Flecha. Como esta defensa, si bien es buena, no es hermética, se debe tomar otras medidas más de protección para los civiles. Claro que la IDF además tendrá que ampliar su propia facultad de ataque, para que desde el territorio nacional, también pueda tomar en la punta de la mira los objetivos en las profundidades del estado sirio, sin que eso haga aparecer a los rusos. Todo eso verdaderamente exige la inversión de enormes medios financieros.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad