El sorprendente pasado nazi de Nueva Zelanda

Antje Naujoks

No es ningún secreto que los criminales de guerra nazis contaron con mucha ayuda para escapar del juicio, huyendo a países remotos. En su momento, Argentina atrajo las miradas de todo el mundo por el caso Eichmann. Ahora, los cazanazis ponen sus ojos en Nueva Zelanda.

Este país rara vez aparece en los titulares por algún acontecimiento negativo. Los casi cinco millones de habitantes de esta nación insular disfrutan de una muy buena calidad de vida y una paz que armoniza con sus hermosos paisajes. De alguna manera, muchos ven a Nueva Zelanda como un país intachable. Pese a esto, su imagen está siendo sacudida en la actualidad por el Dr. Efraim Zuroff, quien trabaja para el Centro Simon Wiesenthal. Zuroff lleva décadas viajando por varios países para denunciar a antiguos criminales nazis, con el fin de que respondan por sus actos a pesar de su avanzada edad.

Hace casi un año, el tema de Nueva Zelanda salió a la luz pública cuando Willi Huber, exmiembro de las tropas de combate nazis, Waffen-SS, murió allí. Emigró a Nueva Zelanda en 1953, como tantos otros desarraigados. A diferencia de los demás, no fue honesto y ocultó su pasado nazi. Esta mentira permitió que incluso ganara fama pública en Nueva Zelanda. Con el paso de los años se convirtió en una leyenda local, por ser considerado el fundador de la popular zona de esquí, al sur del país. Inclusive no evitó los medios de comunicación, lo que hace evidente su sensación de perfecta seguridad. Solo después de su muerte se conoció su pasado nazi.

Efraim Zuroff lleva décadas persiguiendo a estas personas con gran éxito. Tiene a Nueva Zelanda en la mira desde los años 90, pues supo en una visita al país que había una gran comunidad de inmigrantes de Europa del Este, sobre todo de Lituania, cuyos ciudadanos habían colaborado estrechamente con los nazis. El Dr. Zuroff dijo en una entrevista, cuando le preguntaron acerca de este tema: “Estaba claro que entre ellos había criminales de guerra”. Nueva Zelanda es uno de los pocos países del mundo que nunca tomó medidas legales contra los inmigrantes con pasado nazi. En su momento, Zuroff provocó que el Gobierno contratara a dos investigadores privados para indagar acerca de este tema, pero “…hasta el día de hoy, el Gobierno de este país se niega a revelar los resultados de la investigación”. Esto le molestó aún más: se había filtrado que la investigación había dado frutos. También se filtró que, aunque muchos de estos criminales nazis ya habían muerto hace tiempo, todavía quedaban personas vivas que habían sido responsables de la masacre de decenas de miles de judíos. En 2012, décadas después, uno de los investigadores contratado por el Gobierno neozelandés confirmó estos rumores.

No solo es una afrenta para el Dr. Zuroff la pasividad pasada y presente de las autoridades neozelandesas, las que se niegan hasta el día de hoy a tratar este tema, sino que también es doloroso para los sobrevivientes del Holocausto que aún viven.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad