El Ejército de Israel y programa nuclear iraní

Antje Naujoks

Esto es parte de la realidad israelí: en lo que refiere a la política de seguridad, el Estado judío debe estar siempre un paso adelante. Eso es así, sobre todo respecto a Irán.

Antes de las elecciones parlamentarias de marzo de 2021 se creía que una estrella que ascendía por el cielo político-parlamentario podía apagarse tan rápido como había comenzado a brillar. El ministro de defensa Benny Gantz y su coalición Azul y Blanco, cuya alianza con el partido Yesh Atid de Yair Lapid se deshizo en la víspera de las elecciones, iba quedando atrás en los pronósticos. Comenzaba a entonarse una canción de despedida a la carrera política del exjefe del Estado Mayor. Si bien recogió un número considerable de bancas en el Knéset, y seguiría activo en la política, fue noticia por algo totalmente diferente.

Benny Gantz, quien cuenta con 62 años en la actualidad, fue al ejército al cumplir la mayoría de edad –como todos los ciudadanos israelíes–. Sin embargo, no haría tan solo el servicio militar, sino que llegaría a ser uno de los soldados de mayor rango en el país. Con esto no nos referimos tan solo a su responsabilidad como teniente general, sino que entre 2011 y 2015 ocupó el cargo de jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas de Defensa de Israel. Cuando se introdujo en la política, en 2020, muchos israelitas lo vieron como un perfecto candidato para ocupar el puesto de Ministro de Defensa. Y fue allí donde llegó finalmente. Antes de las últimas elecciones reveló algunos asuntos internos, haciendo que muchos aguzaran sus oídos.

En una entrevista para Fox News admitió que Israel no solo está «actualizando continuamente» sus planes alternativos para un ataque militar contra el programa nuclear iraní, sino que mantiene constantemente un «nivel profesional y tecnológico superior». Además, enfatizó que, llegado el momento, Israel decidirá en última instancia su proceder.

El ahora ministro no ocultó que la nación judía prefiere evitar una peligrosa lucha de poderes con el ayatolá, sin embargo, enfatizó que Irán está violando las regulaciones nucleares, por lo que, en vista de la posición de la nueva administración de los Estados Unidos, se pondría del lado de Netanyahu, quien a su vez destacó: «Haré todo lo que esté en mi poder para impedir que Irán llegue a poseer armas nucleares». Ante los interminables anuncios iraníes que amenazan con borrar del mapa al Estado judío, no debe asombrarnos que Israel y su ejército busquen reaccionar ante cualquier escenario en cuestión de segundos.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad