Convertir espadas en rejas de arado

Zwi Lidar

Sensores, multicópteros e incluso aviones no tripulados diseñados con fines militares prestan servicios de alta tecnología para la agricultura en Israel, tanto en tierra como en el aire, y ayudan así a disminuir el hambre en el mundo.

En los comunicados de prensa oficiales de la empresa de seguridad Elbit, el objeto volador no tripulado Hermes-450 es recomendado como un zángano que, con base en sistemas de armas y cámaras de reconocimiento, al igual que duración y distancia de vuelo, tiene una capacidad de rendimiento militar excelente. En algunos aportes de prensa no autorizados se decía que este tipo de zánganos habría destruido rampas de lanzamiento de misiles de Hezbolá. Y que, además, habría recorrido el camino hasta los desiertos sudaneses para atacar convois con los cuales el Irán quería hacer llegar armas a los palestinos en la Franja de Gaza. Pero en ninguna parte, se encuentran informes sobre la misión más novedosa del zángano Hermes-450, que es bastante sorprendente: el sobrevuelo de áreas de cultivo agrícolas, para así reunir datos sobre sustancias químicas utilizadas, situación del equilibrio hídrico y fotosíntesis de las plantas, desde grandes alturas y con la ayuda de sensores especialmente sensibles. Con esto, Elbit se transforma en algo así como implementador moderno de la profecía bíblica de Isaías 2:4: “Convertirán sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en hoces.” Gracias a la tecnología militar desarrollada por esta empresa israelí de primera, entretanto, se puede determinar desde grandes alturas incluso para plantas individuales, cómo se debe regar, en qué estado se encuentra la lucha antiparasitaria y otros datos importantes, que en definitiva contribuyen a que se pueda optimizar los rendimientos agrícolas. “Nuestra capacidad en el área de la tecnología de objetos voladores no tripulados y de sensores, al igual que con respecto a la decodificación de datos, permite medidas cada vez más exactas en la economía agraria”, dijo al respecto Shuki Yehuda, gerente interino de la sección tecnológica de Elbit.

Puede que Elbit sea una empresa de presentación para Israel, pero en esta área no se encuentra sola en los campos. En Israel, actualmente, hay 532 empresas ocupadas en el área de la tecnología agraria, un sector al que le llaman Agritec, en referencia al término inglés. Alrededor de 90 de estas empresas se dedican al área de la agricultura de precisión, pensado para enfrentarse a uno de los desafíos más grandes de la humanidad. Se trata del incremento de los rendimientos agrícolas en un 70 por ciento, para que en el año 2050 pueda alimentarse a otros 2,3 mil millones de personas, que según estimaciones de las Naciones Unidas hasta entonces se habrán añadido a los alrededor de 7,6 mil millones de ciudadanos de la Tierra. En el mundo entero, hay bastantes empresas que trabajan con este desafío. Las empresas israelíes de este sector aprovechan los desarrollos del país incluyendo la inteligencia artificial y la alta tecnología, y están en condiciones de desarrollar procedimientos que de hecho contribuyen a que los rendimientos agrícolas sean incrementados en una extensión constante de superficies útiles.

Entre ellas, también está la empresa israelí Evogene, que apuesta a una combinación de multicópteros y sensores para observar, “si en una región determinada se hace evidente una enfermedad o, por ejemplo, la falta de fertilizante”, expuso al respecto Ofer Haviv, gerente director de Evogene. “De este modo le es posible al agricultor tratar tan solo la región afectada, en lugar de tener que aplicar pesticidas o fertilizantes en el campo entero.” Así, no solamente se reducen las sustancias químicas en nuestros productos alimenticios, sino que también se ahorra recursos. En conexión con este tipo de aspectos, la empresa Prospera desarrolló un sistema de datos masivos (big-data) para el riego. Los datos son reunidos por sensores en el suelo y complementados con fotografías satelitales y datos meteorológicos, de modo que el agricultor puede actuar ya antes de presentarse el problema. También esto aporta a un rendimiento lo más efectivo posible de la cosecha, como también al ahorro de recursos.

Estas y muchas otras empresas israelíes se comprometen en esta área y trabajan en el contexto de una iniciativa estatal subordinada a las autoridades para innovaciones. En el marco de esta iniciativa se piensa seguir perfeccionando otras pericias, como por ejemplo, con respecto a la ingeniería genética para el incremento de las cosechas. Se apoya sobre todo pequeñas empresas nuevas que están dispuestas a andar por caminos totalmente novedosos y a pensar más allá del borde del plato. Se cree que justamente este tipo de empresas ayudarán a que también en el futuro haya suficientes productos agrarios disponibles para la humanidad que crece con mucha rapidez.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad