Cómo la Fiesta de las Trompetas se convirtió en Rosh Hashaná

One for Israel

¿Qué es Rosh Hashaná? Gran parte del mundo celebra un nuevo comienzo cuando el 31 de diciembre se convierte en el 1 de enero, mientras que el pueblo judío celebra su año nuevo en la Fiesta de las Trompetas. Pero según la Biblia, el año nuevo comienza el “primer día del primer mes”. El primer mes es el mes en el que celebramos la Pascua en primavera (hemisferio norte), y la luna nueva marca el comienzo de cada nuevo mes.

“Habló Jehová a Moisés y a Aarón en la tierra de Egipto, diciendo: Este mes os será principio de los meses; para vosotros será éste el primero en los meses del año” (Ex 12:1-2).

Nuestro Dios es un Dios de muchos nuevos comienzos, de nuevas estaciones y nuevos meses. En lugar de celebrarlo una vez al año, Dios exige que sea al principio de cada mes, o sea con cada luna nueva: ¡son doce nuevos comienzos en lugar de uno! A esto se le llama Rosh Jodesh, o “cabeza de mes”. Es interesante que la palabra para el mes, jodesh, tiene su raíz en la palabra para “nuevo”, jadash. 

El mandato bíblico 
Números 10:10 ordena: “Y en el día de vuestra alegría, y en vuestras solemnidades, y en los principios de vuestros meses, tocaréis las trompetas sobre vuestros holocaustos, y sobre los sacrificios de paz, y os serán por memoria delante de vuestro Dios. Yo Jehová vuestro Dios”.

Números 28:11-15 va más allá y exige muchos sacrificios: “Al comienzo de vuestros meses ofreceréis en holocausto a Jehová...”. Las trompetas se tocaban, se ofrecían muchos tipos de sacrificios, y era un día festivo para Israel: un día libre del trabajo habitual.

A lo largo de la Biblia, estas fiestas de luna nueva eran a menudo olvidadas; a veces se volvían a reintroducir con alegría, y otras veces quedaban relegados a un segundo plano, celebrándose sin entusiasmo y de forma vacía que entristecía a Dios.

Sin embargo, es interesante ver cómo Dios quería que Su pueblo prestara atención al comienzo de cada mes. La luna estaba en su forma más delgada, fresca y nueva, un nuevo ciclo comenzaba y con ello un nuevo mes.

Cómo surgió el calendario judío
El calendario judío se diferencia del gregoriano en que se basa más en la luna que en el sol (aunque hay ligeros cambios para hacerla coincidir con las estaciones), y los días se marcan de puesta a puesta de sol, en lugar de medianoche a medianoche. Esto es porque en el libro de Génesis leemos: “…y fue la tarde y la mañana un día”– empezando por la tarde. 

Puede que conozcas los nombres de los meses judíos, pero Dios simplemente nombraba a los meses por su orden: el primer mes, el segundo y así sucesivamente. El mismo principio aplicaba para los días de la semana: primer día, segundo día, hasta el sexto día y luego el Shabat. Los nombres de los días de semana que usamos hoy, en realidad se basan en la idolatría (día de la luna, día de Marte, por ejemplo). Tampoco los nombres de los meses judíos se encuentran en la Biblia, sino que fueron traídos por el pueblo de Israel desde los tiempos del exilio babilónico: 1. Nisan, 2. Iyar, 3. Siván, 4. Tamuz, 5. Av, 6. Elul, 7. Tishrei, 8. Jeshván, 9. Kislev, 10. Tevet, 11. Shevat, 12. Adar. 

También es la influencia babilónica la que llevó al pueblo judío a celebrar el Año Nuevo, y precismente en la Fiesta de las Trompetas. El nombre Rosh Hashanah (cabeza o principio de año) solo se menciona una única vez en la Biblia, y es en el libro de Ezequiel: “En el año veinticinco de nuestro cautiverio, al principio del año [Rosh Hashanah], a los diez días del mes, a los catorce años después que la ciudad fue conquistada, en aquel mismo día vino sobre mí la mano de Jehová, y me llevó allá” (Ez. 40:1). 

El contexto, sin embargo, muestra que aquí no se menciona una celebración del Año Nuevo, sino que se trata solo de una indicación del tiempo.

El reinicio del reloj
Como ya se ha mencionado, Dios presentó el calendario de Israel a Moisés en el momento del éxodo de Egipto (se cree que fue en 1446 a.C.), pero ¿cómo se midió el tiempo anteriormente? 

Si buscas en la Biblia la palabra “mes”, encontrarás que el tiempo se medía por la edad de Noé– leemos que el diluvio ocurrió en el segundo mes de los seiscientos años de Noé.

Y desde entonces, el tiempo siguió midiéndose de acuerdo a la edad de Noé, hasta que se produjo este nuevo cambio de paradigma– Dios realizó el milagro extraordinario y dramático del éxodo de Egipto y retrocedió el tiempo. Sin embargo, el calendario de Dios no era necesariamente lo que los otros pueblos de la Tierra conocían o usaban– la gente organizaba el tiempo según la vida o el reinado de un rey, como también podemos ver en los libros de Reyes y de los Profetas. Pero el reloj, una vez más, se volvió a ajustar drásticamente con la llegada del Mesías. A Él lo proclamamos cada vez que escribimos la fecha, ahora 2021 años después de Su venida.

Se supone que el año judío, que pasa a ser 5782, refleja el número de años transcurridos desde la creación, aunque esto es difícil de probar. La idea de que estamos viviendo en 2021 es incómoda para los que no son seguidores de Yeshua. En lugar de “a.C.” (antes de Cristo) o “AD” (Anno Domini, el año de nuestro Señor), en Israel se dice “antes de nuestra era” y “después de nuestra era”, y ahora se usa ya en todo el mundo el término “a.E.C.” (antes de nuestra era común) y “E.C.” (era común). La verdad incómoda de la eminente importancia de Yeshua– a la que apunta todo este recuento y cálculo del tiempo– se evita de esta forma y se libera a muchos de tener que negar a Aquel que partió el tiempo en dos.

Pero llegará el día en que toda rodilla se doblará y confesará, que Él es el Señor. Y hasta que llegue ese día, no dejemos de consagrarle nuestras vidas como un sacrificio vivo, día a día, semana a semana, mes a mes y año a año.

Traducido y publicado con amable autorización. Publicado por primera vez en www.oneforisrael.org

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad