¿Cárcel o vacaciones?

Zwi Lidar

Una joven palestina cumplía en Israel una condena por un atentado contra un soldado y por incitación al terrorismo. Ella se convirtió en héroe del pueblo palestino, no obstante, recibió la burla de los opositores del régimen sirio. La razón: su informe sobre las condiciones carcelarias israelíes.

La joven no solo aprovechó los ocho meses de su condena en una cárcel israelí para prepararse para los exámenes de bachillerato. Ella también se capacitó en el área jurídica, aprovechó la biblioteca de la cárcel, cantó, bailó en celebraciones, miró televisión y la pasó bien con otras mujeres en su celda. Con estas, tantas veces preparó comidas comunitarias, que durante el tiempo en la cárcel aumentó asombrosos nueve kilos. Cuando terminó este tiempo y ella había regresado a su hogar en la aldea palestina Nebi Salach, informó sobre el tiempo de su condena a través de la emisora televisiva árabe RT. En el contexto de esta entrevista, como se propagó también a través de otros periodistas, ella atacó la “cruel ocupación israelí” y llamó a continuar con la “resistencia armada para la liberación de Palestina”. Sus palabras verdaderamente pasaron alrededor del mundo.

Ahed Tamimi tiene 17 años de edad. Ella llegó a ser héroe del pueblo palestino a través de un videoclip. En el mismo se puede ver, cómo ella durante varios minutos intenta provocar a un soldado israelí. Lo insulta, sacude su uniforme, le da puntapiés y lo empujaba de un lado a otro. Como el joven israelí en uniforme no se dejó provocar de modo alguno, finalmente le dio una bofetada. El clip fue mirado tantas veces en la red que se le debe considerar viral, y la joven definitivamente se convirtió en una figura simbólica altamente loada de la resistencia palestina. Por su comportamiento frente al soldado israelí, ella fue condenada a prisión. Con base en su estatus, después de su puesta en libertad, ella se reunió no solamente con el presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmoud Abbas, sino también recibió llamadas telefónicas del presidente turco Erdogan y otras manifestaciones de reconocimiento de personajes líderes musulmanes, a quienes les gustó recrearse en la fama de esta “heroína” recién salida de prisión.

Pero no todos se tragaron su píldora. Un moderador renombrado de la emisora noticiera televisiva Al Jazeera, quien se enfrenta a Israel con mucha hostilidad, sencillamente no pudo sino percibir la contradicción existente entre las declaraciones de Tamimi sobre la “cruel ocupación israelí” y sus relatos sobre las condiciones carcelarias. “En definitiva realmente se necesita presentar la pregunta: ¿Estaba ella en prisión o pasó unos meses de vacaciones?”, tuiteó el Dr. Feisal al Qasam después de ver la entrevista televisiva de Tamimi, en la cual era difícil ignorar que esta joven se encuentra en las mejores condiciones de salud y que además está excepcionalmente bien nutrida. En una entrevista posterior que Tamimi le concedió a la página web de Internet Democracy Now (Democracia Ahora), sus relatos asombrosamente fueron diferentes. Ahora ella informaba de las “condiciones carcelarias extremadamente difíciles” y sobre una “celda extremadamente pequeña sin ventilación”. Además ella describió que la asistencia médica sería insuficiente y que “no se otorgaría ningún acceso a educación”. Este cambio no llevó a la compasión, sino a lo contrario.

Especialmente molestos sobre esto estaban los ciudadanos sirios, quienes a causa de los siete años de guerra civil deben vivir una realidad totalmente diferente. Por desgracia para Tamimi y sus seguidores fervientes, en el tiempo inmediato a la puesta en libertad de Tamimi, el dictador sirio Bashar al-Assad publicó listas con los nombres de personas que durante la guerra civil estuvieron internados en cárceles sirias y allí encontraron la muerte. Se trata no solo de listas interminablemente largas, sino entre ellas a un buen número de jóvenes e incluso niños. De este modo no sorprendía que muchos sirios sufridos le dieron rienda suelta a su disgusto sobre los relatos de Tamimi: “Es pura hipocresía que ella hable de ese tiempo como si hubiera sufrido. Los verdaderos héroes en el sur de Siria en todo tiempo estarían dispuestos a cumplir una condena carcelaria bajo el “ocupante sionista” si también ellos pudieran aumentar nueve kilos. En lugar de eso, ellos recuerdan una condena carcelaria ‘bajo la ocupación de Assad’, cuyo resultado son por lo menos 3,000 mártires que dejaron sus vidas en cárceles sirias”, dijo una persona siria anónima en un comentario en la red. Un activista sirio, el fotógrafo Yassir Wardh, habló aún más claramente: Ahed Tamimi debería considerarse feliz de haber cumplido una condena carcelaria nada menos que en una prisión israelí. Ella debería estar feliz que salió en libertad ilesa, sana y sin ningún tipo de rasguño. “No la violaron, ni siquiera la golpearon. Ella se encontraba allá en ese tipo de prisión, mientras que miles de palestinos en las cárceles sirias son asesinados.” En otro comentario anónimo decía: “Ella dijo en una de sus entrevistas, que en la cárcel aprendió a amar la vida. Pero quien se encuentra en una de las cárceles de los estados árabes, lamenta profundamente que su madre le haya dado la vida.”

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad