Características de la Fiesta de los Tabernáculos

One for Israel

La Fiesta de los Tabernáculos, Sucot, es un tiempo de alegría y reunión, y en este artículo nos dedicaremos a estudiar las cuatro maneras de cóomo se acoge en este tiempo a los “ushpizín”, los invitados, involucrando así a los gentiles en esta fiesta.

El lulav y el etrog – la orden de hacer uso de las “cuatro especies“: “Y tomaréis el primer día ramas con fruto de árbol hermoso [un limonero], ramas de palmeras, ramas de árboles frondosos, y sauces de los arroyos, y os regocijaréis delante de Jehová vuestro Dios por siete días“ (Lv. 23:40).

Para la Fiesta de los Tabernáculos hay que buscar un cítrico, ramas de palmera, de mirtos y sauces y regocijarse con ellos. En la fiesta se menean el lulav y el etrog. El lulav consiste en una fronda bien cerrada de la palmera datilera, que parece un palo; cuando tres ramas están atadas juntas, se llaman colectivamente lulav. El etrog es un cítrico que se parece un poco a un limón– y muchos se esmeran realmente para encontrar uno hermoso. En Sucot, uno sostiene el conjunto de hojas con el etrog (limón) y, tras la bendición, se agitan en seis direcciones: hacia adelante, hacia atrás, hacia la izquierda, hacia la derecha, hacia arriba y hacia abajo. : eEsto simboliza el dominio y la soberanía de Dios sobre toda la creación. Hay varias explicaciones de por qué Dios eligió estas cuatro maneras, aunque Él mismo no ha revelado el por qué. Tampoco dice, cómo utilizarlos para alegrarse. Sin embargo, con el paso del tiempo, el pueblo judío formó sus tradiciones y caminos para cumplir este mandamiento. 

Los ushpizín – la tradición de los invitados en la sukkah
Otro aspecto que se ha desarrollado en la tradición judía es el de la Ushpizin, que significa invitados en arameo. El pueblo judío vivió durante partes significativas de su historia en Babilonia (o bajo el dominio babilónico), y por eso gran parte de los primeros escritos rabínicos estaban en arameo. Con el tiempo, se desarrollaron prescripciones más elaboradas sobre qué personajes bíblicos debían ser metafóricamente agasajados bajo el techo de paja de los tabernáculos (sukkah), pero todo indica que lo fundamental es dar la bienvenida al invitado más importante de todos entre nuestro medio.

Invitados en la sukkah de David
“En aquel día yo levantaré el tabernáculo caído de David, y cerraré sus portillos y levantaré sus ruinas, y lo edificaré como en el tiempo pasado; para que aquellos sobre los cuales es invocado mi nombre posean el resto de Edom, y a todas las naciones, dice Jehová que hace esto“ (Am. 9:11-12).

¿Qué significa esto? Antes de la llegada de Yeshua, los gentiles eran considerados adoradores de ídolos, de los que había que mantenerse alejado. La idea de que el Dios de Israel también quería incluirlos no estaba lejos de la mente de la mayoría de los judíos. Cuando el Espíritu Santo cayó sobre “toda carne”, causó gran consternación. ¿Qué era esto?, ¿podría el Evangelio ser también para los gentiles? Mientras que los primeros seguidores judíos reunidos en el Concilio de Jerusalén para discutir este controvertido asunto, Santiago, el hermano de Jesús, citó este mismo pasaje de Amós. Además de eso, Zacarías 14 nos dice que al final todas las naciones se verán obligadas a celebrar Sucot, la Fiesta de los Tabernáculos. Santiago explicó que los profetas habían previsto la inclusión de los gentiles. : todos íbamos a ser acogidos en la sukkah familiar de David:

“Después de esto volveré y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído; Y repararé sus ruinas. Y lo volveré a levantar. Para que el resto de los hombres busque al Señor, y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre, dice el Señor, que hace conocer todo esto desde tiempos antiguos” (Hch. 15:16-18).

Vemos que el griego del Nuevo Testamento interpreta la profecía de Amós un poco distinto, pero la cuestión sigue siendo:  que, juntos podemos volver a construir una morada para Dios. No solo los gentiles son ahora huéspedes bienvenidos en la sukkah, sino juntos preparamos un lugar para Yeshua, el invitado de honor. O como Pablo lo expresa: “…en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu“. (Ef. 2:22).

En el pasado, Dios habitaba en el tabernáculo en el desierto, luego en la casa que el rey David y su hijo Salomón construyeron para Él, pero después de la destrucción del segundo Templo poco después de Yeshua, Dios ya había previsto Su próxima morada: en nosotros. La palabra se hizo carne y habitó entre nosotros (Emanuel: Dios con nosotros), y luego envió Su Espíritu para que habitara en nosotros. Como alguien dijo una vez: No solo quiere visitarnos, ¡quiere quedarse!

Señales de los tiempos
Las fiestas, como sabrán, también apuntan al gran plan de redención de Dios.

La Pascua, la primera del ciclo anual, señala la muerte en sacrificio de Yeshua en la cruz para comprar nuestra libertad. La celebración de las primicias en Shavuot apunta a su resurrección y las tres fiestas de otoño apuntan a eventos aún por venir en el calendario de Dios. La Fiesta de las Trompetas anuncia el glorioso regreso de Yeshua.

Yom Kippur se refiere al día del Jjuicio Ffinal y, por último, Sucot nos habla de nuestro hogar eterno con Dios: las bodas de la Esposa y el Cordero, cuando finalmente se unen y disfrutarán de la compañía del de unootro con el otro para siempre.

Este es el cuadro que Dios nos pintó al final de la Biblia en Apocalipsis 21:1-4: “Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron”.

Sentirse como en casa
Mientras tanto, Dios realmente desea vivir en nosotros y nosotros debemos vivir en Él. Podemos hacer un esfuerzo extra cuando un invitado especial nos viene a visitar, pero cuando este se va, las cosas suelen volver a su rutina diaria. Pero cuando alguien se muda permanentemente con nosotros, esta y aquella cosa tendrán que tener que cambiar sin duda. Tener a Dios como invitado permanente en la casa resultará inevitablemente en un cambio del statu quo. Cuanto más le amemos, más vamos a querer que se sienta cómodo y como en su hogar; anhelemos que nuestra vida sea un lugar adecuado y agradable donde Él habite– y cuando nos encontremos con Él en el lugar santo, nuestras almas encuentraráan la paz que han estado buscando y nos damos daremos cuenta de que hemos llegado a casa. La invitación de los Ushpizin a los tabernáculos es un dulce anticipo de la maravillosa comunión que está por venir. 

Traducido y publicado con amable autorización. Publicado por primera vez en www.oneforisrael.org

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad