Avances en la lucha contra bacterias resistentes a antibióticos

Mori Lidar

Investigadores del Technion descubrieron la forma de actuar de uno de los tipos de bacterias más agresivas conocidos. Los descubrimientos llevaron además a nuevas oportunidades para el desarrollo de medicamentos, por lo que posiblemente estas bacterias resistentes a los antibióticos pronto se transformen en cosa del pasado.

¿Se prepara Israel para recibir otro Premio Nobel? Los estudios fueron desarrollados por un equipo de científicos del área para Ciencias de la Vida del Technion, la renombrada Universidad Técnica Israelí en Haifa. Los profesionales de este instituto lograron decodificar el mecanismo de funcionamiento de la proteína que permite que cierta bacteria actúe agresivamente y (por su resistencia a los antibióticos) a menudo con consecuencias fatales. Este descubrimiento podría llevar al desarrollo de nuevas formas de antibióticos que dejen a esta bacteria fuera de combate, y que también puedan detener su mutación, que le permitiría desarrollar otra vez resistencia a antibióticos.

Esta bacteria llamada Staphylococcus Aureus fue descubierta a fines del siglo XIX en Escocia, y ayudó al bacteriólogo Alexander Fleming en su descubrimiento de la Penicilina. Es extremadamente agresiva ya que hace mucho ha desarrollado una resistencia múltiple, y a causa de ella mueren anualmente incontables personas en el mundo entero.

La profesora asistente, Meytal Landau, está a cargo de este estudio israelí, que fue publicado en la renombrada revista especializada Science y denominado como “revolucionario” por los expertos. Juntamente con sus colaboradores, Landau descubrió que esta bacteria ataca el sistema inmunológico humano al verter en el mismo fibrillas amiloides de efecto tóxico. En un lenguaje más entendible, estas son sustancias fibrosas proteicas que influyen también en las enfermedades de Parkinson y Alzheimer. Cuando los científicos observaban estas fibrillas amiloides en el nivel atómico, descubrieron una estructura tridimensional que está muy bien ordenada y por eso  es extremadamente estable, lo que le permite a esta forma de proteína sobrevivir incluso en las condiciones más extremas. Nunca antes los científicos han descubierto una forma de fibrillas amiloides con estas características. “Sabíamos que estábamos descubriendo algo muy especial, pero solo tuvimos seguridad después de realizar viajes de investigación a Grenoble y Chicago para volver a analizar estas estructuras en aceleradores de partículas. Incluso cuando se nos confirmó que aquí había una estructura especial, todavía teníamos que realizar otras investigaciones parciales antes de poder publicar todo esto”, relató la profesora Landau.

Los nuevos conocimientos adquiridos alrededor de estas fibrillas amiloides posibilitan a los científicos acceder a nuevos enfoques para atacar esta estructura y de ese modo dejar a la bacteria fuera de combate. Los investigadores están seguros de que si con medicamentos novedosos se atacan y neutralizan estas fibrillas amiloides, entonces al mismo tiempo se neutralizará la bacteria. La buena noticia es que como aquí solamente se atacaría una parte de la bacteria, existe la posibilidad de que la bacteria no pueda desarrollar una nueva resistencia con la misma velocidad. “Las bacterias han desarrollado resistencia porque ha surgido una presión evolutiva que lleva a que desarrollen formas que presentan resistencia a los antibióticos. Si ya no nos concentramos en matar a las bacterias, disminuimos la presión evolutiva y en consecuencia su esfuerzo por la formación de una resistencia contra los antibióticos. Pero al atacar las fibrillas amiloides igual las podemos neutralizar”, explicó la profesora. Landau se siente segura de que como en este caso se trata de nuevos conocimientos de base, se abrirán también nuevos caminos para el desarrollo de antídotos para la lucha contra otras bacterias.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad