Al frente de la tecnología

Zwi Lidar

Shabak, el servicio de inteligencia interno de Israel, evitó alrededor de 200 actos terroristas palestinos exclusivamente a través de modernos métodos de vigilancia tecnológicos. Además, están trabajando en la prevención del ciberespionaje, para lo cual, se coopera con empresas jóvenes.

Aun cuando en Israel se le llame “el frente tranquilo”, el nombre engaña. En el mundo paralelo de la computadora y el internet, se lleva a cabo una guerra cibernética los siete días de la semana, 24 horas por día. Esta guerra obliga a Israel a defenderse de los ataques de enemigos cuyo objetivo es dañar la seguridad del país. Para muchos, eso parece ser una sorpresa, pero el Shabak, servicio de inteligencia interno de Israel, se encuentra al frente de esta lucha por la seguridad del Estado judío también.

En el entorno de una conferencia internacional, que tuvo lugar hace algún tiempo atrás en Jerusalén sobre el tema lucha anti-terrorista, el jefe del Shabak, Nadav Argaman, anunció que el servicio de inteligencia israelí del interior, en tan solo el primer semestre de 2018, ha podido frustrar a tiempo a unos 250 ataques terroristas. A alrededor de 200 atentados planificados pudieron ser descubiertos gracias a un control exacto de los medios sociales usados por palestinos. Para detectar y analizar tales indicios en los medios sociales, se necesita de un esfuerzo enorme. Para eso, deben filtrar y evaluar grandes cantidades de datos para llegar a los comentarios que, por ejemplo, glorifican la violencia y contienen comentarios instigadores. Aún así, es importante que en esos comentarios las personas involucradas digan que tienen intenciones de realizar acciones terroristas. A pesar de eso, el Shabak, entretanto, se destaca por su trabajo exitoso en este sector, trabajo que entre otros llevó al arresto de 400 palestinos de los cuales algunos tenían la intención de realizar atentados terroristas por sí solos. El Shabak emplea a todo un ejército de expertos IT, ingenieros en software y también personas que antes navegaban por la red como hackers ilegales.

Más allá de la frustración precoz de atentados terroristas, el Shabak además trabaja en la resistencia al espionaje contra el Estado de Israel. La sección del Shabak responsable por este sector está sujeta a reserva estricta. Aún así, recientemente, se llegó a saber, que esta sección también trabaja en la resistencia al espionaje cibernético que, según información recibida por un funcionario de alto rango del Shabak, “representa una de las mayores amenazas a la seguridad del país”. Hace algún tiempo atrás, se supo que hackers que actúan a nivel internacional habían infectado con virus, troyanos y otros programas de espionaje a sistemas de computación enteros –entre ellos, también del aparato de seguridad. Todos ellos procuran espiar las medidas de seguridad del Estado, lo que les podría dar la posibilidad de ataques masivos aún peores. Pero también en el área económica se practica el espionaje. Aun personas privadas están afectadas por eso. Hace algún tiempo, se descubrieron, por ejemplo, cientos de intentos de espionaje, de modo que el Shabak supuso que habría un Estado detrás de dichos intentos. En Israel, se sospechaba que Irán fuera responsable de estos intentos de espionaje, no obstante, las investigaciones mostraron que el intento de ciberespionaje a gran escala había sido lanzado por Rusia y China.

Para ganar este tipo de guerra, el Shabak debe estar equipado tecnológicamente de la mejor manera posible. Como el Estado de Israel, en este sentido, es considerado como uno de los países líderes del mundo, el Shabak puede sacar recursos de una amplia reserva.

Por esta razón, el Shabak no solamente recluta expertos en cibernética: la dirección del servicio de inteligencia israelí del interior coopera también con la Universidad de Tel Aviv. En dicha institución académica, se instaló un programa especial para incentivar nuevas innovaciones en este sector y ponerlos al servicio del Shabak. Después de evaluaciones exhaustivas, en el primer año de promoción, se admitieron a siete empresas jóvenes israelíes que trabajan con temas como la inteligencia artificial, los datos masivos, los drones, las noticias falsas y también con perfiles de internet falsos. Los de­sarrollos de estas empresas emergentes, en el futuro, ayudarán a que el Shabak de Israel pueda consolidar su posición de liderazgo. “Una organización cuya meta es salvar vidas humanas, hoy en día sencillamente tiene que saber aprovechar para sí la mejor de las tecnologías”, dijo al respecto el jefe del Shabak, Argaman, con motivo de la inauguración de este programa. “Debemos incorporar a nuestro trabajo las ideas más novedosas y las soluciones más ingeniosas, para así siempre estar un paso por delante.”

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad