El mensajero especial

Norbert Lieth

Reflexión acerca de la posición del apóstol Pablo en Gálatas 1:15-16: “Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, revelar a su Hijo en mí, para que yo le predicase entre los gentiles…”.

Podría decir cuatro cosas sobre Pablo: en primer lugar, nadie experimentó una conversión y un llamado tan radical como él. En segundo lugar, nadie dio un testimonio tan radical de su vieja vida y su entrega a una nueva vida en Cristo. En tercer lugar, nadie proclamó con más profundidad la gravedad del pecado y la perfección de la gracia. En cuarto lugar, nadie recibió en el Nuevo Testamento revelaciones tan radicales como él. Seguramente sea por esto que lo llaman el “mayor proclamador de Cristo en el Nuevo Testamento”– el número de sus cartas y el espacio que ocupa su obra en los Hechos de los apóstoles lo confirman. Mientras que los apóstoles llevaban a cabo su ministerio, sobre todo entre los judíos, Pablo, el apóstol a los gentiles, llegó a las naciones con el mensaje salvífico de Jesús. Fue “a todo el mundo…” (Mt. 28:15; 16:15). Este simple hecho debería hacer que nos sentáramos para tomar nota (Colosenses 1:23).

En este contexto, es notable que el Señor Jesús no dijera a Pedro en el Evangelio de Juan (que en mi opinión es el evangelio de transición al mundo de las naciones): “Ve por todo el mundo”, sino “Apacienta mis ovejas” (Juan 21:16-17). ¿Quiénes son entonces las ovejas de Jesús? Los creyentes del pueblo de Israel (Hebreos 13:20). Precisamente por esto, Pedro ejerció su ministerio entre los judíos (Gálatas 2:9). Sus cartas están dirigidas a los judíos de la diáspora, y es a ellos que les presenta al Pastor (1 Pedro 2:25; 5:4). A diferencia de Pedro, Pablo se convirtió en el apóstol de las naciones.

En el Antiguo Testamento encontramos una interesante referencia al respecto. Allí el Mesías, como siervo de Dios, dice: “Oídme, costas, y escuchad, pueblos lejanos. Jehová me llamó desde el vientre, desde las entrañas de mi madre tuvo mi nombre en memoria […] [,] dice: Poco es para mí que tú seas mi siervo para levantar las tribus de Jacob, y para que restaures el remanente de Israel; también te di por luz de las naciones, para que seas mi salvación hasta lo postrero de la tierra” (Is. 49:1, 6). 

Dos términos llaman la atención en este texto: costas y fin de la tierra.

1. “¡Oídme, costas [iyim], y escuchad, pueblos lejanos”. Según el doctor Roger Liebi, este término hace referencia a Europa, sobre todo a la zona donde predicó el apóstol Pablo. En primer lugar, este lugar había sido preparado por Dios para la salvación. De ahí la petición del macedonio: “Y se le mostró a Pablo una visión de noche: un varón macedonio estaba en pie, rogándole y diciendo: Pasa a Macedonia y ayúdanos” (Hch. 16:9).

2. “También te di por luz de las naciones [goyim], para que seas mi salvación hasta lo postrero de la tierra”. Este término se refiere a todas las demás naciones fuera de Europa, precisamente hasta los confines de la Tierra. Esta es la razón por la que el apóstol Pablo cita este versículo ante la resistencia de los judíos a escuchar el mensaje (Hechos 13:45-48).

Por lo tanto, el orden es el siguiente: primero Israel a través del ministerio de los apóstoles a los judíos; luego Europa, con la obra del apóstol Pablo; y, por último, el resto del mundo, con los misioneros europeos. Debido a las características especiales y revelaciones que formaban parte del llamado de Pablo, nadie fue más radicalmente perseguido y odiado que él.

Tú también eres especial para Dios, aunque no tengas una vocación paulina. Cuando Dios te creó, te hizo único. El Hijo de Dios también pensó en ti cuando pagó el precio por la redención. Su revelación para ti es exclusiva; tu conversión es original. Dios también ha revelado a su Hijo en ti, así que la esfera de actividad en la que Él te ha colocado es muy especial y singular, aunque no siempre es fácil, ha sido elegida por Él para ti. Él te ha llamado a alcanzar el mundo que te rodea. Por lo tanto, no olvides el propósito que Dios tiene contigo, el amor que quiere transmitir a través de ti, el fruto que quiere obrar a través de tu persona y el camino por el que te está guiando.

Un nuevo desarrollo de la Iglesia
No se trata de elevar las epístolas de Pablo por encima de las cartas de los demás apóstoles– cada palabra en la Biblia es revelada por Dios. Tampoco se trata de que solo los escritos paulinos son válidos para la Iglesia, pues toda la Escritura es inspirada por Dios (2 Timoteo 3:16). El mismo Pablo testifica: “…todo es vuestro: sea Pablo, sea Apolos, sea Cefas…” (1 Co. 3:21-23). También exhorta: “La palabra de Cristo more en abundancia en vos­otros…” (Col. 3:16). Esta “palabra” fue compartida por los apóstoles por igual; Su Espíritu Santo los inspiró a todos (Juan 16:12-15).

En sentido contrario, Pedro dijo acerca de Pablo: “…como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición” (2 Pedro 3:15-16).

Pedro confirma de esta manera la comisión especial de Pablo, la sabiduría que le fue dada y las revelaciones especiales que recibió. A los judíos les resultaba muy difícil entender la enseñanza complementaria de Pablo: su mirada del Antiguo Testamento aún no había sido revelada; y como no entendieron o no quisieron entender, tergiversaron sus palabras y lo rechazaron. Por ejemplo, los corintios intentaron establecer una oposición ideológica entre Pablo y Pedro (1 Corintios 1:11-13); sin embargo, en los versículos ya mencionados queda claro que esto no contaba con la aprobación del Espíritu Santo. Al margen de este hecho, podemos descubrir, a través de una honesta observación, cómo Pablo comenzó una nueva etapa en el desarrollo de la Iglesia. Este apóstol tuvo revelaciones divinas que nadie más había recibido, las cuales incluyen y abarcan todas las demás afirmaciones de la Escritura, añade mucho a ellas y conduce a verdades y dimensiones más profundas, hasta ahora desconocidas. Es por eso que sus cartas son de gran valor para la Iglesia.

Quien no estudie y no se interiorice en la teología del apóstol Pablo, no entenderá todo el consejo de Dios para la comunidad y, por lo tanto, para su persona. Por el contrario, quedará estancado en las afirmaciones de los evangelios. ¡Esto no es lo que Dios quiere! No debemos atiborrarnos del aperitivo, cuando aún nos espera un delicioso plato principal. El Señor llamó a Pablo para que creciéramos en la revelación de Su conocimiento y entendamos la profundidad de la esperanza a la cual nos ha llamado (Efesios 1:17-19).

A través de las cartas del apóstol Pablo, Dios nos revela mucho más que los evangelios, algo que Jesús había indicado a sus apóstoles (Juan 16:12-13); en este sentido, el apóstol Pablo ocupa un papel especial.

La Carta a los Hebreos subraya: “Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección; no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios, de la doctrina de bautismos, de la imposición de manos, de la resurrección de los muertos y del juicio eterno” (He. 6:1-2).

No hablamos de abandonar las enseñanzas de los evangelios, sino de no limitarnos tan solo a ellas, pues debemos dar un paso más para crecer con plenitud, siendo esto posible únicamente a través de las enseñanzas apostólicas, en primer lugar, de las cartas de Pablo. Al respecto, me gustaría que apliquemos a nuestra vida espiritual el mensaje de Dios a Amasías: “El varón de Dios respondió: Jehová puede darte mucho más que esto” (2 Cró. 25:9).

Busquemos los tesoros espirituales que tiene para nosotros el Señor Todopoderoso. También el Nuevo Testamento hace mención de esto: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo” (Ef. 1:3). Esta bendición espiritual nos la da a conocer el Señor a través del apóstol Pablo.

Es un milagro que Dios tomara a un hombre que se oponía con todas sus fuerzas a Cristo y lo utilizara para su obra– con Dios todo es posible. Las Escrituras dicen de Pablo: “Aquel que en otro tiempo nos perseguía, ahora predica la fe que en otro tiempo asolaba” (Gá. 1:23). Consideremos algunos de los aspectos específicos de su llamado:

• Pablo es el único apóstol conocido como “apóstol de las naciones”.
• Solo él habla del cuerpo de Cristo.
• Es el único que enseña de la salvación por la gracia y no por las obras. Incluso se menciona a sí mismo como “administrador de la gracia de Dios” (Efesios 3:2; Romanos 3:28; Gálatas 2:16; Tito 3:5). En una ocasión, alguien se refirió a Pablo como “una fábrica de gracia” (compárese con Hechos 20:24). Aunque es verdad que Pedro y los demás apóstoles hablan también de la gracia (1 Pedro 3:18; 5:12), no lo hacen a la manera de Pablo, quien expone la teología de una gracia salvífica sin obras.
• Pablo recibió los misterios más profundos del Nuevo Testamento, es así que se veía a sí mismo y a sus compañeros como “administradores de los misterios de Dios” (1 Corintios 4:1).

Algunas de sus revelaciones llevan a un pasado remoto, hacia antes de la fundación del mundo, cuando no había creación ni tiempo, mientras que otras se extienden hacia el futuro, cuando Jesús devolverá el Reino al Padre y Dios será todo en todos (1 Corintios 15:24-28; compárese con Efesios 1:4-10, desde antes de la fundación del mundo hasta el cumplimiento de los tiempos). Es cierto que los otros apóstoles también nos conducen a verdades profundas, pero ninguna de tanto alcance como Pablo. Su evangelio, recibido de forma especial por el Señor, comienza, estrictamente hablando, con su llamado en Hechos 9 y con la conversión de los primeros gentiles en Hechos 10 y 11.

Pablo incluso dijo que estaba llamado a dar el mensaje completo (Colosenses 1:25). La Biblia concluye con el libro de Apocalipsis, pero el canon de la historia de la salvación, en lo que respecta a la Iglesia, se encuentra resumido en las enseñanzas paulinas. Juan, de hecho, recibió la revelación para los futuros eventos en esta tierra – juicio y bendición– . Es por esto que, entre otras cosas, fue trasladado en el Espíritu al Cielo (Apocalipsis 4:1-2). Pablo, en cambio, recibiendo revelaciones sobre las bendiciones celestiales (Efesios 1:3 y ss.), fue arrebatado al tercer cielo (2 Corintios 12:1 y ss.). Pablo no dice “nos fue dada a nosotros”, sino “me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo…” (Ef. 3:8-9, negrita agregada). De la misma manera en la que él había sido “iluminado”.

Pablo habla de un evangelio que le ha sido confiado (1Timoteo 1:11; Tito 1:3). Expresa frases como “mi evangelio” (Romanos 2:16; 16:25; 2 Timoteo 2:8), el “evangelio anunciado por mí” (Gálatas 1:11), el “evangelio que predico entre los gentiles” (Gálatas 2:2) o el “evangelio que os he predicado” (1 Corintios 15:1). Enseña que este evangelio no es de carácter humano (Gálatas 1:11), no lo tomó de otros hombres (apóstoles), sino que le fue revelado por Dios o por Cristo mismo en una comisión especial (Gálatas 1:12, 16-17).

Ni Pedro ni ningún judío convertido enseñó a Pablo. Desde un principio estuvo libre de cualquier autoridad humana. El propio Jesucristo le dio su encargo y fue su maestro. Su evangelio es, por lo tanto, más valioso que el mensaje profético del Antiguo Testamento o el de Juan el Bautista o las enseñanzas de Jesús en los evangelios. Meditemos en estas verdades y dejemos, como María, que conmuevan nuestro corazón (Lucas 2:19).

Pablo y el Cristo ensalzado y glorificado
Los doce apóstoles fueron llamados por el Jesús humillado, mientras que Pablo lo fue por el Cristo exaltado y glorificado. Esta es la razón por la cual casi siempre lo menciona como “Cristo Jesús”, mientras que los demás hablan sobre todo de “Jesucristo”. Esto no se aplica a todo (por ejemplo, Gálatas 1:12), ya que, después de todo, el Cristo glorificado sigue siendo el Hijo del Hombre que fue humillado, por lo que nunca dejó de lado el nombre Jesús. Así también Saulo fue llamado por el Señor con las siguientes palabras: “Yo soy Jesús a quien persigues” (Hechos 9:5). Sin embargo, la mayoría de las declaraciones van en esta dirección, pues, como sabemos, las excepciones confirman la regla.

Es así como casi todas las cartas de Pablo comienzan: “Pablo, siervo de Cristo Jesús, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios” (Ro. 1:1, lbla) Los otros escritores (en su ministerio hacia los judíos) comienzan en cambio mencionando al Señor como “Jesucristo” (Mateo 1:1; Marcos 1:1; Santiago 1:1; 1 Pedro 1:1; 2 Pedro 1:1; Judas 1:1). Supongo que esta diferencia es importante, pues todo lo inspirado por Dios tiene un sentido.

Pablo conoció a Jesús desde el Cielo y sus declaraciones se dirigen sobre todo a lo celestial. Por ejemplo, con respecto a sí mismo y a la Iglesia, escribe: “Y el Señor me librará de toda obra mala, y me preservará para su reino celestial. A él sea gloria por los siglos de los siglos. Amén” (2 Ti. 4:18; compárese con Colosenses 1:5). El apóstol Pedro hizo lo mismo al hablar de nuestra herencia en los cielos (1 P. 1:4), después de todo, la Iglesia como cuerpo de Cristo está formada por judíos y gentiles, y en esto no hay separación. De todas formas, diría que Pablo lo lleva a un nivel más profundo (Efesios 2:6). Los otros doce apóstoles aún tienen la promesa de sentarse en doce tronos, una vez que el Señor instaure Su Reino en la Tierra (Mateo 19:28; Lucas 22:30). Y es evidente que esta visión los acompaña.

Con la palabra Jesucristo se pretende señalar al Hijo de Dios venido “en carne”, mientras que con Cristo Jesús se hace referencia al Hijo de Dios venido “en el Espíritu”– en la carne vino al mundo y a través del Espíritu Santo entró en nuestros corazones.

Podemos encontrar más de ochenta veces en el Nuevo Testamento la expresión “en Cristo”. Estamos “en Cristo” por la obra del Padre (1 Corintios 1:30), fuimos crucificados, sepultados, resucitados y sentados con Él en el Cielo (Efesios 2:6). La tarea del apóstol Pablo era revelar el ser “en Cristo”.

Para Pablo, el Cristo exaltado y glorificado era la única fuente de revelación. Por eso insistió en que no conocíamos más a Cristo según la carne (2 Corintios 5:16). Muchos habrán dicho alguna vez: “Oh, si hubiera estado allí cuando Jesús vivía en la tierra en aquel entonces…”, pues nos olvidamos que hoy tenemos mucho más. William MacDonald escribe al respecto:

Mientras que era posible conocer a Jesús como vecino en la aldea de Nazaret o como el Mesías terrenal, era otra cosa muy distinta conocer al Cristo glorificado que actualmente está sentado a la derecha de Dios. Conocemos al Señor Jesús hoy con mucha más precisión cuando se nos revela en la Palabra a través del Espíritu Santo, de lo que podían conocerlo aquellos que lo juzgaban solo por su apariencia humana, cuando vivía como hombre en la tierra.

Pablo fue el único en recibir la revelación sobre el cuerpo, la Cabeza y el mensaje del Arrebatamiento, donde vemos de nuevo su enfoque celestial. Le fueron revelados catorce misterios que hasta entonces habían estado completamente ocultos– esto significa que tan solo en las cartas de Pablo podemos encontrar la cumbre de los secretos divinos más profundos. No contradijo lo anterior, sino lo continuó con elementos necesarios para la Iglesia, como, por ejemplo, la enseñanza de que los gentiles no estaban bajo la ley mosaica.

Pablo tenía un llamado especial para el rol singular de la Iglesia como cuerpo de Cristo. Él fue el “mensajero especial” para este cometido. La Iglesia es una nueva creación, una nueva persona, para quien la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas ha sido abolida (Efesios 2:15). Este mensaje fue dado exclusivamente a Pablo; él mismo subrayó que le había sido entregada la mayordomía (administración) de la Iglesia de los gentiles (Efesios 3:2). Pedro era quien tenía la llave para abrir la puerta (Mateo 16:19), pero Pablo era el mayordomo.

La palabra “mayordomía” o “administración” hace referencia a la tarea de gestionar, planificar, ordenar y gobernar un hogar. Este hogar es la Iglesia. Aquí se hace visible un elemento importante en el ministerio de Pablo: él era el administrador de la casa de Dios. Habiendo entendido estas verdades, debemos tenerlo en cuenta y no descuidar su mensaje para nosotros (compárese con 1 Corintios 4:1; 9:17).

Un tema desatendido
El Evangelio del Reino, proclamado en los cuatro evangelios, abarcaba la gracia y la ley. Este evangelio todavía tenía condiciones. Aunque Pedro dijo en el Concilio de Jerusalén: “Antes creemos que por la gracia del Señor Jesús seremos salvos, de igual modo que ellos” (Hechos 15:11), se refería a la liberación de los gentiles de la ley judía, no a Israel. En cambio, el evangelio de la gracia, predicado por Pablo (Hechos 20:24), solo conoce la gracia, separándose de las obras de la ley del Antiguo Testamento (Romanos 6:14). Su evangelio es un regalo divino que es dado sin condiciones (Romanos 8:32; 1 Corintios 2:12). Por eso lo llamó el “…glorioso evangelio del Dios bendito, que a mí me ha sido encomendado” (1 Ti. 1:11; en relación con los versículos anteriores, los cuales hablaban acerca de la ley). Pablo recibió la revelación de que la Iglesia, como nueva creación y cuerpo de Cristo, ya había sido elegida antes de la fundación del mundo, es decir, cuando aún no existían las obras. Sin embargo, Pablo enfatizó la importancia de las buenas obras y la práctica de la santidad para los cristianos. Realmente hizo mucho hincapié en esto.

Aunque estamos comprometidos con toda la Biblia, no debemos descuidar la singular mayordomía que las epístolas de Pablo enseñan para la Iglesia. Si queremos dirigir a la congregación de manera adecuada, según el Espíritu Santo, y desarrollarnos en lo espiritual, las epístolas paulinas tienen un valor especial y necesario para alcanzar estos objetivos. Johannes Ullmann lo dijo de la siguiente manera:

Si comparáramos la Palabra de Dios con un coro mixto, entonces Pablo no se limitó a cantar junto a los otros integrantes. No, él tenía un fragmento de la partitura compuesta especialmente para él. El compositor más ingenioso de todos los tiempos lo pensó así. No cantaba con el coro, un cuarteto o un dúo, no, sino que siempre fue solista. 

A causa de estas revelaciones, Pablo fue muy humillado por Dios, permitiendo incluso que un mensajero de satanás lo golpeara (2 Corintios 12:7). Esto no le ha ocurrido a ningún otro apóstol. Él mismo contó que pasó por grandes tribulaciones a causa de estas extraordinarias revelaciones para el cuerpo de Cristo– llevaba las marcas de Jesús en su cuerpo (2 Corintios 12:7; Colosenses 1:24; Gálatas 6:17).

Pablo fue despreciado, menospreciado, perseguido, incomprendido y atormentado como ningún otro (con excepción de Jesús); todos en Asia lo habían abandonado (2 Timoteo 1:15). Incluso muchos con los que había trabajado se alejaron (2 Timoteo 4:10-11). A lo largo de la historia de la Iglesia, satanás quiso oscurecer las cartas de Pablo, puesto que estas son las que más luz arrojan. Nunca existió el peligro de poner las cartas de Pablo demasiado alto, pero siempre estuvo el peligro de colocar las cartas de los demás escritores bíblicos por encima de las suyas.

Hay un doble intento satánico por impedir las cartas paulinas: de forma directa y brutal, mediante grandes hostilidades o ataques, incluso desde sus propias filas; o de manera camuflada, disimulando piedad, al acusarlas de ser exageradas. Aunque el término “división exagerada de las Escrituras” suene muy piadoso, es en realidad un rechazo a las profundas y continuas verdades que Dios nos ha dado. Esta advertencia con apariencia de piedad puede interpretarse también de otra manera: “No te tomes las Escrituras demasiado en serio; no exageres, no es tan importante, confórmate con lo que sabes y no profundices. Apégate a los evangelios…”.

Quien quiera en su congregación profundizar en el mensaje de la salvación divina, no debe limitarse tan solo a citar versículos bíblicos de Pablo, sino que es necesario estudiar sus cartas en profundidad y orar por aquello que a Pablo le preocupaba: “…para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza” (Ef. 1:17-19).

Michael Kotsch escribe sobre el valor de las epístolas apostólicas: 

En cierto modo, los textos de los apóstoles tienen una relevancia aún mayor para la Iglesia del Nuevo Testamento que los Evangelios, porque hablan concretamente de su tiempo de salvación y de su situación cotidiana. Muchos detalles sobre la vida del cristiano y el comportamiento en la congregación solo se encuentran en las cartas de Pablo y no en los discursos de Cristo. Sin embargo, ambos no deben entenderse como opuestos, sino como el complemento previsto por Dios.

Revista Gemeindegründung (“Plantación de iglesias”), 1/18, 34 º año, nº 133, p. 23.

El teólogo Erich Sauer escribe sobre el apóstol a los gentiles: 

Pablo tuvo una importancia especial para la vocación de la Iglesia. Fue, en términos de la historia de la Iglesia, a pesar de toda la estima que merecen los demás, “el primero después del Único”. Cristo era el Único, el fundamental, el incomparable, el insuperable. Pablo fue el primero, el heraldo, el principal precursor del Evangelio en los confines del mundo, el “primero” que se destacó en la obra de extender el Evangelio por todas las naciones.

Sound Words (<soundwords. co.uk>) (“Palabras Saludables”) cita a Clifford Henry Brown, quien dijo respecto a las enseñanzas de Pablo:

Me recuerda cuando de niño iba a la escuela dominical y cuando estudiaba en la Escuela Dominical Internacional, donde me dediqué seis meses al estudio del Antiguo Testamento, aprendiendo la maravillosa historia de José en Egipto o David y el gigante, entre otras, y seis meses al estudio del Nuevo Testamento, donde aprendimos la preciosa historia de la vida de nuestro bendito Señor. Fue precioso y doy gracias a Dios por haberlo vivido. […] Sin embargo, hay una cuestión: nunca analizamos las epístolas de Pablo, excepto algunos versículos sacados de contexto con el fin de enseñar aspectos morales. No teníamos la menor idea de la gran importancia del ministerio encomendado a Pablo. La teología de Pablo ha sido descuidada. […] Dios le dio este ministerio especial, y ¡pobre de aquel que descuide a Pablo! Su vida espiritual se enflaquecerá y no tendrá comunión con la mente de Cristo.

Por otra parte, Heinz Schumacher observa: 

Una y otra vez se comete el error de colocar el mensaje del Jesús terrenal por encima de la enseñanza de Pablo. Suena tan piadoso y plausible decir: “Prefiero ceñirme a Cristo mismo que a Pablo y a los demás apóstoles”. Así que uno se detiene en los cuatro evangelios y quizá añada los capítulos 2 y 3 de Apocalipsis; es necesario contrarrestar esta práctica: ¿No habla el excelso Señor a través de Pablo? ¿No lo llamó Jesús a ser “maestro de los gentiles” (1 Timoteo 2:7)? Lo que Jesús no pudo decir en la Tierra (porque no era el momento), lo reveló como Señor exaltado en las epístolas, sobre todo en las de Pablo. Así, el mensaje de las epístolas de Pablo no solo es tan importante como el de los cuatro evangelios, sino incluso más, al igual que un libro de texto avanzado de latín, inglés, física o química, ofrece más que un libro de texto para principiantes. Jesús llamó a Pablo con el propósito especial de llevar Su Evangelio a todas las naciones (Hechos 22:21; 26:17-20), de hecho, lo hizo […] el finalizador de la Palabra de Dios y el revelador de los misterios divinos que Dios había guardado previamente bajo llave. Ahora bien, quien piense que esto es un desprecio a la anterior revelación bíblica, ha malinterpretado completamente el asunto. Cuando escuchamos una conferencia acerca del cerebro o los ojos, no acusamos al orador de no considerar también los pies o las rodillas. Todo es importante en su lugar, incluso en la revelación bíblica, ya sean los libros de Moisés, Reyes, Job, Salmos, Proverbios, los profetas, los cuatro evangelios o las epístolas. Solo con el trasfondo de toda la revelación bíblica podemos entender correctamente a Pablo. Él sería el último en decir: “¡Lean solo mis cartas! (compárese con 1 Corintios 3:21-23). Así como hay órganos que tienen mayor importancia, como la cabeza lo tiene sobre las manos o los pies, las cartas de Pablo las tienen sobre las demás escrituras.

Vida y enseñanza del apóstol Pablo, pp. 497-480.

No se trata en absoluto de nublar a los otros apóstoles, pero es importante que estemos preparados para sacar de las sombras este tema tan descuidado, con el fin de iluminarlo como lo hace la Biblia.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad