Padres desafían a la élite progresista en Virginia

Llamada

De forma sorprendente, en el pasado otoño, un Republicano ganó las elecciones a gobernador en el estado de Virginia, que tradicionalmente está en manos de los Demócratas. Los analistas conservadores suponen que el escándalo en el condado de Loudoun ha sido determinante para los resultados. La Junta Escolar del Condado de Loudoun quiso impulsar la transexualidad como parte de su agenda progresista, habilitando los baños para niñas a niños que se autopercibían niñas. Sucedió lo inevitable, lo que tanto habían advertido los conservadores, y aún siguen advirtiendo de manera incansable: una niña fue violada por un niño en el baño, y la escuela encubrió el crimen. Gracias al padre de la niña, quien no se quedó callado y emprendió la lucha, a los activistas conservadores en Twitter y al sitio de noticias Daily Wire de Ben Shapiro, el incidente salió a la luz. Los padres fueron a las barricadas y consiguieron suficientes firmas para la remoción de la Junta Escolar. Virginia es una demostración de que la agenda progresista de extrema izquierda y del grupo de presión LGBTQ puede fracasar a manos de padres que, comprensiblemente, aman más a sus hijos que a las ideologías misántropas de las élites.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad