Odio hacia Israel y profecía del tiempo del fin

Ron Rhodes

Las profecías del pacto antiguo muestran que Israel se encontrará solo cuando sus enemigos vengan contra el país (cp. Zac. 12:3; Ez. 38-39). ¿Hasta dónde hemos llegado en el presente?

Desde hace algún tiempo atrás, se acumulan las condenas de Israel. David Reagan dice: 

“Miremos solo una lista parcial de las condenas que publicó el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas desde su fundación en el año 2006. Israel fue condenado 62 veces, Siria 17 veces, Corea del Norte 8 veces y el Irán 5 veces. 

De los 193 miembros de las Naciones Unidas, solamente 11 han sido condenadas (6 por ciento). ¡De las 116 resoluciones condenatorias, el 53 por ciento tenían como objetivo a Israel!

Ni uno solo de los Estados siguientes fue condenado siquiera una sola vez, a pesar de que todos ellos presentan una lista larga de infracciones graves contra los derechos humanos: Cuba, China, Paquistán, Rusia, Arabia Saudita, Egipto, Somalia, Nicaragua y Venezuela. 

Pero Israel fue condenado 62 veces. 

Recuerde también la siguiente lista de organizaciones terroristas: EI, Al-Qaida, Boko Haram, Al Fatah, Hamás, Hezbolá y Yihad Islámico. ¡La única de ellas que fue condenada por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas fue el EI, y eso una sola vez! 

Pero Israel fue exhortado 62 veces”. 

Quejarse de la parcialidad de la ONU contra Israel parece ser justificado. En su libro The Rise of IS (El ascenso del EI), Jay Sekulow señala, que “la ONU de muchas maneras ha dejado clara su postura anti-israelí. Durante el conflicto entre Hamás e Israel en el año 2014, las Naciones Unidas se negaron, por ejemplo, a denunciar la práctica de Hamás de usar escudos humanos en zonas de peligro, y responsabilizó a Israel cuando civiles palestinos perdieron la vida”. Además: “Cuando funcionarios de la ONU descubrieron que Hamás escondía misiles en instalaciones de la ONU, como por ejemplo en escuelas, esos misiles le fueron devueltos a Hamás, en lugar de confiscarlos.” Joel Richardson se quejó comprensiblemente, que “las Naciones se han convertido en un monstruo que odia a Israel”.

También fuera de la ONU, naciones de todo el mundo hacen alianzas contra Israel. Unas pocas semanas después de que [el entonces presidente de los EE. UU.] Obama llamara a una acción inmediata para salvar la Solución Dos Estados en el conflicto israelí-palestino, tuvo lugar en París un encuentro de 70 naciones para discutir sobre una solución del conflicto en el Oriente Medio. Dos días antes de dicho encuentro, Yahoo News informó: 

“Unos 70 países y organizaciones internacionales en una conferencia tienen la intención de hacer nuevos esfuerzos con respecto a la Solución Dos Estados en el Oriente Medio… solo unos días antes de que Donald Trump entre en funciones y prometa apoyo absoluto a Israel. El encuentro en París tiene el objetivo de reavivar el proceso de paz israelí-palestino que está adormilado, a pesar de los temores de nuevos actos de violencia cuando Trump cumpla la promesa de reconocer a la disputada ciudad de Jerusalén como capital de Israel. Pero ni Israel ni los palestinos estarán presentes en París, y el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu desechó dicha conferencia como “manipulada”.” 

Un día después del encuentro se informaba: 

“Ministros de exterior y otros diplomáticos de unos 70 países diferentes se reunieron el domingo en París con la intención de poner en marcha nuevamente los diálogos de paz entre Israel y los palestinos. … ‘Estamos aquí para repetir decisivamente, que la Solución Dos Estados es la única posible’, dijo el ministro de exterior francés Jean-Marc Ayrault en sus observaciones introductorias dirigidas a delegados de alto rango en la conferencia. … El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se negó a venir y denunció la conferencia desde el principio como prejuiciosa frente a Israel. ‘Es una conferencia manipulada, manipulada por los palestinos y el patrocinio francés, para ocupar aún más posturas anti-israelíes’, dijo. … El ministro de exterior estadounidense John Kerry participó en los diálogos del domingo, para ‘asegurar que el interés de América en una Solución Dos Estados sigue vigente’. … Del gobierno recién elegido de Trump se espera que inicie una dirección totalmente diferente.”

En cuanto a la profecía bíblica todo esto es significativo. José Farah dijo: “Como ex corresponsal para el Oriente Medio y estudiante de profecía con 40 años de experiencia, puedo decir con seguridad y desilusión, que nada bueno saldrá de este encuentro”. Mi amigo Jan Markell advertía lo siguiente: 

“Israel está preocupado, que la ronda dos de un ataque internacional esté en preparación. Puede que esta vez se les imponga una Solución Dos Estados. En Joel 4:2 leemos que la tierra de Israel en los días postreros estará ‘repartida’. Israel es el único lugar que Dios llama ‘mi tierra’. Él la cuida celosamente, y no quiere que sea dividida.” 

En Joel 4:2, Dios dice: “Reuniré a todas las naciones, y las haré descender al valle de Josafat, y allí entraré en juicio con ellas a causa de mi pueblo, y de Israel mi heredad, a quien ellas esparcieron entre las naciones, y repartieron mi tierra”. Markell dice: “Los palestinos no quieren una Solución Dos Estados. Ellos quieren la exterminación de Israel tal como lo conocemos, y una Solución Un Estado – Palestina”.

Entretanto, en todas partes nuevamente hay brotes claros de antisemitismo. Tim LaHaye y Ed Hindson citan un estudio entre   6 000 personas que se dieron a conocer como judíos. Los resultados confirman que la situación se deteriora: 

- Dos tercios de los encuestados dijeron que el antisemitismo es un problema serio en su país; tres de cuatro opinaban, que esto se deterioró en los últimos cinco años. 

- Casi una cuarta parte dijo que, por consideraciones de seguridad, a veces no participaban en eventos judíos, ni iban a lugares judíos. Casi dos de cada cinco normalmente evitaban mostrar públicamente su identidad judía, como por ejemplo el uso de la estrella de David. 

- Casi cada tercero ya alguna vez ha pensado en emigrar por no sentirse seguros como judíos. 

En 2015, leíamos en una edición de abril del U. S. News & World Report: “Setenta años después del Holocausto, el antisemitismo nuevamente se propaga peligrosamente en Europa. Desde Toulouse hasta París, desde Londres hasta Berlín, de Bruselas hasta Copenhague, los judíos son acosados, atacados e incluso asesinados.” 

Newsweek publicó un artículo con el título: “Éxodo: Por qué los judíos europeos nuevamente huyen”. En dicho artículo, leemos de algunos de los sucesos más recientes: 

“Francia experimentó lo peor de la violencia, pero el antisemitismo se expande por toda Europa. …En Gran Bretaña, hubo aproximadamente 100 incidentes antisemíticos. En Berlín, se tuvo que evitar que una multitud de manifestantes anti-israelíes atacaran una sinagoga. En Lieja, Bélgica, el dueño de un café puso un cartel con la inscripción: los perros están bienvenidos, pero a los judíos no les es permitido el acceso. … No obstante, para muchos judíos franceses y europeos, la violencia no viene como sorpresa. Setenta años después del Holocausto revive el odio más antiguo del mundo desde Amiens hasta Atenas.” 

Un informe reciente del Pew Research Center da a conocer que en 34 de los 45 países europeos los judíos son perseguidos. En el mundo entero, los acosos antisemíticos han alcanzado los máximos de siete años. En un informe de Lamb and Lion Ministries dice: 

“En toda Europa, y especialmente en Grecia, Francia y Bélgica, los judíos ven amenazada su libertad religiosa, sus cementerios devastados y sus sinagogas profanadas. Ellos también experimentan cada vez más ataques personales, que a menudo llevan a la muerte. En Francia, el número anual de incidentes antisemíticos en la actualidad es siete veces más alto que en los años del 1990. En el 2014 se duplicaron.” 

En el presente, parecería que el Presidente Donald Trump quisiera restaurar las relaciones con Israel que en un tiempo fueron fuertes. A pesar de eso podemos decir definitivamente, que ninguna nación –ni siquiera los EE. UU.– apoyarán a Israel cuando una enorme alianza militar desde el norte lo invada. A esta coalición que atacará a Israel en el tiempo del fin, pertenecen Rusia y una serie de estados musulmanes: Irán, Sudán, Turquía, Libia, Kazajstán, Kirguistán, Uzbekistán, Turkmenistán, Tayikistán, Armenia y posiblemente el Norte de Afganistán (Ez. 38:1-6). 

Las Escrituras dejan claras, que Israel estará solo cuando ocurra este ataque. Admito que unas pocas naciones protestarán débilmente contra esta invasión. En Ezequiel 38:13 leemos: “Sabá y Dedán, y los mercaderes de Tarsis y todos sus príncipes, te dirán: ¿has venido a arrebatar despojos? ¿Has reunido tu multitud para tomar botín, para quitar plata y oro, para tomar ganados y posesiones, para tomar grandes despojos?”. 

Sabá y Dedán se refieren a la región geográfica que hoy es Arabia Saudita. Arnold Fruchtenbaum escribe: “Sabá y Dedán son países del norte de Arabia, lo que muestra que la presencia rusa en el Oriente Medio no será aprobada por lo menos por algunos Estados árabes.” 

Tarsis, de lo contrario, es más difícil de localizar. Algunos intérpretes bíblicos creen que el antiguo Tarsis podría referirse a la actual España. Otros consideran que es Gran Bretaña. Y aún otros dicen que podría referirse a las colonias de Europa occidental y a las naciones que más tarde salieron de ellas –incluyendo a los Estados Unidos. Y otros opinan que Tarsis prácticamente podría representar a todos los Estados occidentales en el tiempo del fin, entre los que naturalmente otra vez se encontrará Estados Unidos. 

Por esta razón, algunos consideran en base a Ezequiel 38:13, que los Estados Unidos contarán entre las naciones que protestarán contra la invasión masiva de Israel en Ezequiel. Sin embargo, solo es una protesta débil sin apoyo militar. Según mi apreciación personal, no está claro cuál es la región geográfica a la que se refiere Tarsis. Indiscutiblemente es un hecho que Israel estará totalmente solo cuando comience la invasión. 

Extracto de Israel en Alerta máxima, págs. 123-130.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad