Los asuntos del Mundo

Fredi Winkler

La afirmación probablemente más significativa del nuevo presidente norteamericano Donald Trump, en ocasión de su investidura, fue esta: “A partir de ahora, todo será diferente”. Lo que implican estas palabras, sin embargo, todavía tendrá que verse. Una cosa que manifestó claramente, fue su intención de erradicar el terrorismo islámico.

A raíz de ciertas afirmaciones que hizo Trump, los políticos de ultra derecha en Israel ponen sus mayores esperanzas en el nuevo presidente. Algunos, incluso, viajaron especialmente a EE.UU. para participar de la celebración de la toma de posesión. Para esa ocasión, mandaron hacer gorras con la inscripción: “Build Israel Great Again” [Hagamos grande a Israel de nuevo]. También querían iniciar inmediatamente, después de la toma de posesión de Trump, la anexión de los territorios de la zona C, los cuales siguen estando bajo pleno control israelí. Y si esto no fuera posible, entonces por lo menos querían anexar los tres grandes bloques de asentamientos Ariel, Ma’aleh-Adumim y Gush-Etzion. La nueva administración estadounidense, sin embargo, reaccionó sin demora exhortando a Israel a no emprender nada unilateralmente.

La presión que ejerce la extrema derecha en el gobierno israelí, sobre el primer ministro Netanyahu, es cada vez más fuerte. Le exigen que deje definitivamente de lado la solución de dos Estados, y que tome como ejemplo a Menajem Beguín, fundador del partido Likud, quien en aquel entonces anexó sumariamente el Golán.

El ministro de defensa israelí, Avidgor Liberman, quien en realidad también pertenece a los “halcones” en el gobierno israelí, advirtió que no había que actuar con precipitación, sino esperar que el nuevo gobierno de EE.UU. se haya establecido bien y luego negociar con él. Dijo, además, que estaban completamente equivocados los que pensaban que el parlamento israelí tenía el poder de decidir sobre anexiones de tierras en territorio palestino. Esto solamente podía efectuarse por medio de un convenio con el gobierno de Estados Unidos. Subrayó que los que claman antes de tiempo por la anexión, muy al contrario, impedirán la anexión exitosa de los tres grandes bloques de asentamientos.

Con su declaración, el ministro de defensa israelí dejó completamente en claro que un futuro arreglo con los palestinos solamente sería posible por medio de un convenio con el gobierno de Estados Unidos. El nuevo presidente estadounidense ya había hecho una observación al respecto, al decir que tenía la intención de resolver el problema palestino mediante un “trato”. Sin embargo, hasta ahora, nadie sabe exactamente a qué se quiso referir con eso. Pero, su declaración hace suponer que EE.UU. se entrometerá con más fuerza en el conflicto del Medio Oriente, lo que no era el caso bajo la administración de Obama. Hay que tener en cuenta que también la paz con Egipto y  con Jordania, solamente se lograron con la intermediación de Estados Unidos. De la misma manera, un arreglo con los palestinos solamente se obtendrá con ayuda de la intermediación estadounidense.

Un periodista egipcio escribe, con respecto a la política de EE.UU: “El problema de nosotros, los árabes, es que no escuchamos verdaderamente lo que dicen los norteamericanos, porque nosotros mismos, normalmente, decimos una cosa diferente a lo que luego hacemos. Sin embargo, EE.UU. hace lo que dice. Obama dijo: ‘No nos entremeteremos con las tropas terrestres en las luchas inter-árabes’, – y nosotros, luego, nos preguntamos con asombro: ‘¿Por qué ellos no intervienen?’”.

La experiencia del pasado nos enseña que sería bueno escuchar bien lo que dice el presidente Trump: “America first” [EE.UU. primero]. También dijo que si bien EE.UU. estaba dispuesto a ayudar a otros países, esta ayuda tendría un precio. Ciertamente, esta afirmación es para todos, tanto para los árabes como para los israelíes. Para Israel, significa, probablemente, que no automáticamente todo será mejor y más fácil con la nueva administración estadounidense, como muchos en Israel esperan.

Con la certeza de que Dios guiará el acontecer mundial, llevando a cabo Su voluntad y haciendo que se cumpla todo lo que los profetas han dicho— en especial acerca de Israel y de la región a su alrededor.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad