Las zapatillas de Satán

Norbert Lieth

Un rapero saca al mercado las “zapatillas de Satán”. La empresa de calzado se distancia del proyecto. Un episodio que nos dice mucho sobre los tiempos en que vivimos.

Un colectivo de artistas donó unas gotas de sangre para incorporarlas a unas zapatillas negras de la marca Nike. Los involucrados se jactaron de su sacrificio por el arte. Fueron fabricados exactamente 666 pares. Las cajas de estos calzados tienen impresas las palabras de Lucas 10:18: “Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo” y el propio calzado viste una estrella de cinco puntas invertida. El precio del par es de mil dieciocho dólares (por Lucas 10:18).

Fue el rapero estadounidense Lil Nas X que tuvo la idea, para que luego un colectivo de artistas de nombre MSCHF la diseñara y elaborara. Nike se distanció del proyecto, aseverando que no tiene ninguna relación contractual con el rapero ni con MSCHF, que no diseñó ni sacó al mercado estas zapatillas y que no apoyará ni promoverá el proyecto.

La fabricación de unas zapatillas satánicas surgidas de la soberbia de un artista reconocido no es más que una expresión del espíritu de nuestro tiempo. Múltiples tendencias sociales en la actualidad señalan cómo nos precipitamos hacia el fin. La humanidad está deformándose y cada vez se encuentra más lejos de Dios–sin darse cuenta de ello, se vuelve más diabólica. Esto se manifiesta claramente en la reconstrucción de las diferencias morales y la tergiversación del orden divino. Lo bueno (en términos morales) se vuelve malo y lo malo es enaltecido como bueno. En un acto de idolatría: el hombre ha elevado al medioambiente a una posición divina, negando la adoración al Creador. Por ejemplo, el Movimiento Madre Tierra está luchando por conseguir que los bosques y ríos puedan ser considerados sujeto de derecho ante los tribunales o, dicho de otra forma, que la naturaleza sea reconocida como una persona jurídica, como ya es el caso en algunos países.

Cada vez hay más descontrol; los tiempos son turbulentos. Judas, en su carta sobre los tiempos finales, habla acerca de cómo es distorsionado el sistema de valores: “Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo” (Jud. 1:4).

¿Será que el Espíritu Santo quiso que esta carta se ubicase en la Biblia detrás del libro de Apocalipsis? Es como si la Epístola de Judas nos revelara cómo actuarán los hombres justo antes de que inicien los eventos apocalípticos.

La Biblia nos advierte en Efesios 5:11: “Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas”. Por un lado, debemos advertir a los demás acerca de las obras infructuosas de las tinieblas y, en segundo lugar, estar atentos para no dejarnos arrastrar por ellas. No nos limitemos tan solo a señalar con el dedo los males de nuestro tiempo, es necesario que tomemos conciencia de nuestra gran responsabilidad como cristianos que, entre otras cosas, consiste en interceder por todos los hombres, predicar el Evangelio con amor, participar en su difusión y ser testigos de Jesús a través de nuestro testimonio.

Confiemos en que Dios es poderoso para cambiar a las personas y hacer que la luz del Evangelio brille en ellos. Después de todo, nosotros también anduvimos perdidos por este mundo y solo por la gracia del Señor fuimos redimidos.

Además, oremos para que el Señor regrese pronto y nos traiga Su Reino.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad