La doble moral de los medios de comunicación

Llamada

El Washington Post se quejó del nuevo vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, quien, como gobernador de Indiana, aparentemente ha firmado una ley según la cual los propietarios de un negocio pueden negarse a atender a clientes lesbianas, homosexuales, bisexuales, o transexuales. El profesor de Biblia, Denny Buró, señala que esta es una cobertura noticiera equivocada. Pence solamente firmó el “Religious Freedom Restoration Act” (ley de restauración de libertad religiosa), el cual ni siquiera menciona a los homosexuales. Esta ley solo está pensada para evitar que el Estado restrinja demasiado la libertad religiosa de los individuos. No obstante, lo que a los medios les gusta callar es que: cuando los panaderos o floristas cristianos se niegan a trabajar para casamientos de personas del mismo sexo, lo hacen por razones de fe y conciencia, y no porque no quieran atender a homosexuales y lesbianas. Préstese atención al contraste, en el caso de Donald Trump y su familia. Después de su elección, los diseñadores de moda enfatizaron públicamente y con repugnancia no querer vestir a esta familia, y fueron elogiados por eso en los medios. Esto significa que: si bien los cristianos sirven a todos, no pueden apoyar ciertos eventos. Los príncipes de la moda, al contrario, se niegan a servir a determinadas personas, independientemente del evento, y son celebrados por los mismos medios de comunicación que condenan a los cristianos.

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad