Cinco mentiras sobre el dinero que creen los cristianos

Llamada

En thegospelcoalition.org, Chris Cagle escribe sobre las cinco mentiras sobre el dinero más difundidas entre los cristianos.

Primera mentira: “A Dios le interesa más mi corazón que lo que yo hago con mi dinero”. Por supuesto que Dios se interesa por nuestro corazón, pero un corazón transformado también se muestra en lo que hacemos con nuestro dinero. “El dinero es un tema importante en la Biblia. Se nos dan más instrucciones en la Biblia sobre el dinero (más de 2,000 versículos), que sobre muchos otros temas”.

Segunda mentira: “Sé que debo dar algo, y mientras lo haga, no importa la cantidad”. La forma correcta de proceder debería ser dar tanto o tan poco como nos sentimos guiados. Pero aun cuando es cierto que el dar neotestamentario no debería ser legalista, Cristo y los apóstoles hablan de una generosidad abnegada que podría abarcar más que el diezmo (Mc. 12:41-44; 1 Co. 16:2; 2 Co. 9:5-6). “Los cristianos están muy lejos de obedecer esta doctrina”.

Tercera mentira: “Las deudas son inevitables y no son un problema si puedo pagarlas y puedo seguir siendo solvente”. La mayor parte de las deudas en que incurrimos podrían ser evitadas con planificación y autodisciplina.

Cuarta mentira: “Dios me va a bendecir financieramente si trabajo arduamente y tengo suficiente fe”. La verdad: en Su soberanía, Dios le da más a algunos y menos a otros. Cómo y por qué lo hace, es asunto Suyo, no nuestro. “Los creyentes maduros pueden ser ricos o pobres”.

Quinta mentira: “Dios prometió proveer para mí, por eso no necesito preocuparme por el dinero”. Sí, Dios provee para Sus hijos, pero Él también exige de nosotros que tomemos responsabilidad por nuestra situación y que actuemos de acuerdo a ella (Prov. 10:4-5).

 

ContáctenosQuienes somosPrivacidad y seguridad